sábado, 10 de marzo de 2012

Los bancos destinan fondos para comprar amigos en Facebook


La decisión del banco español Santander de premiar a miles de estudiantes con 50 libras por sólo entrar a su perfil de Facebook y hacer click en “me gusta” fue una de sus iniciativas más generosas: invirtió más de 36.000 de libras.
Ofrecer dinero a los titulares de cuentas para que se cambien de banco no es una estrategia nueva, pero esta vez Santander pagaba independientemente de si el usuario de Facebook (FB) era cliente o no.
Los bancos globales lentamente se están dando cuenta del potencial que ofrecen las redes sociales en términos de fidelidad de los clientes. Pero como el sentimiento contra los bancos está todavía a flor de piel, muchas entidades saben que si bien el dinero no puede comprar amor, a veces alcanza para conseguir fans en Facebook.
HSBC el año pasado organizó un concurso en el que los estudiantes podían ganar una beca por 15.000 libras a través de su página de FB.
Chase Freedom tiene casi 500.000 amigos en FB desde que organizó una apuesta en la que podían participar todas aquellas personas que fueran “amigos” en Facebook.
El banco malayo CIMB reunió 480.000 seguidores en el sitio con un concurso en el que los clientes ganaban tarjetas de débito cargadas con dinero.
Pero la pregunta es: ¿tan poco quiere la sociedad a los bancos que éstos tienen que comprar amigos? “Esas promociones pueden darle un fuerte impulso a la creación de una página, pero a menos que los clientes se enganchen, la actividad caerá rápidamente,” comentaron en HSBC.
Keith Moor, director de marca en Santander, contó que con esos tipos de incentivos aumentan las probabilidades de que los usuarios sigan una marca y se lo cuenten a sus colegas y amigos.
American Express tiene más de 2 millones de seguidores en Facebook desde que lanzó un programa que permite a los miembros canjear los puntos de sus tarjetas de crédito por premios virtuales, como mansiones y jacuzzis de oro para juegos de Facebook, en vez de artículos del mundo real.
La banca es una de las últimas industrias en confraternizar con los sitios de medios sociales en parte debido a las estrictas normas de privacidad de los clientes y datos, y por el temor a que cualquier actividad online pueda tomarse como asesoramiento financiero.
First Direct, el banco telefónico y online de propiedad de HSBC, usa sitios web sociales para iniciar conversaciones informales sobre temas no relacionados con las finanzas. En una larga charla digital sobre el día de San Valentín, una clienta recurrió a la página de Facebook de First Direct para declararse su amor a un hombre. La conversación online recibió casi 100 comentarios y duró cuatro horas. El banco ahora espera usar sus 13.000 seguidores para recibir las opiniones de sus clientes cuando cambian las tarifas y se lanzan promociones.
Los expertos de la compañía de marketing online Exact Target aseguran que premios y las promociones pueden ayudar a atraer nuevos seguidores, pero es importante tener en cuenta que hasta los mismos usuarios que hacen click en “me gusta” en un sitio de una marca quizás no quieran recibir campañas de marketing. Además, no necesariamente están buscando una relación que perdure en el tiempo.
cronista.com