sábado, 19 de mayo de 2012

Revuelo por la difusión de cartas secretas del Papa

lanacion.com
ROMA.- Recomendaciones sobre el trato con políticos, opiniones acerca de los escándalos sexuales dentro de la Iglesia y referencias a cuestiones candentes que golpearon la reputación de la Curia romana en el último tiempo. El papa Benedicto XVI intercambió cartas referidas a estos temas con personalidades del Vaticano en rigurosa confidencialidad. Sin embargo, ese hermetismo se vio alterado por un periodista que consiguió esos documentos y los recopiló en un libro que hoy comienza a venderse en Italia y que ya despertó una fuerte polémica.
En un año difícil para la Santa Sede, golpeada por el escándalo "VatiLeaks", ayer se hizo pública la mayor filtración en la historia de la Iglesia, como ya aventuran algunos especialistas en temas eclesiásticos. Incluye principalmente cartas confidenciales a Benedicto XVI y a su secretario personal, Georg Gaenswein. Todas ellas se reúnen en el libro Su Santidad. Las cartas secretas de Benedicto XVI, del periodista Gianluigi Nuzzi, que ya provocó malestar en la Iglesia cuando publicó Vaticano SA, sobre las finanzas de la Santa Sede.
Si bien algunas de las cartas llegaban directamente al fax del secretario del Papa, posteriormente pasaban a la Secretaría de Estado. Allí es donde fuentes calificadas filtraron cerca de un centenar de documentos hacia Nuzzi. El Vaticano todavía no se pronunció sobre el tema.
En un adelanto del libro que saldrá a la venta hoy en Italia, el diario Corriere della Sera reveló ayer detalles de misivas y documentos reservados que tratan temas diversos, como los cruces con la canciller alemana, Angela Merkel, respecto del Holocausto, o el alto el fuego de ETA.
Entre las misivas también están las confesiones del secretario histórico del fundador de la Congregación Mexicana Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, castigado por Benedicto XVI por abusar sexualmente de seminaristas, por sus "gravísimos e inmorales" comportamientos y por la vida que llevó "sin escrúpulos y sin verdadero sentimiento religioso".
La mayoría de los documentos filtrados, no obstante, ponen el foco en cuestiones internas de Italia.
El encuentro del Papa con el presidente italiano, Giorgio Napolitano, inspiró cartas con recomendaciones sobre los temas a tratar. Silvio Berlusconi también fue protagonista de informes confidenciales. Pero, en este caso, sobre su presunto vínculo con la prostitución de menores, en el conocido "caso Ruby".
Las filtraciones que despertaron más comentarios dentro de Italia se relacionan con el mediático "escándalo Boffo". Hace dos años, medios locales acusaron a Dino Boffo, director del diario de los obispos italianos, Avvenire, de acosos homosexuales. Como consecuencia, debió dejar su lugar en el periódico hasta que se confirmó que las denuncias eran falsas.
El libro publica cartas enviadas por Boffo a Gaenswein, en las que afirma que se trató de una conspiración contra él. En ese sentido, afirma que quien filtró a la prensa los falsos documentos fue el director del diario vaticano L'Osservatore Romano, Gianmaría Vian, y apunta al secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, como mentor.

Contra Bertone

El cardenal Bertone, "número dos" del Vaticano, parece ser el principal blanco de las filtraciones que comenzaron en enero pasado. Entre sus principales detractores se encuentra la vieja guardia de la Curia romana, que responde a su antecesor, Angelo Sodano.
Bertone fue protagonista de un fuerte escándalo cuando se dieron a conocer dos cartas confidenciales al Papa del actual nuncio en Estados Unidos y ex secretario de la Gobernación del Estado Vaticano, Carlo María Viganó, sobre casos de amiguismo y corrupción. Nuzzi también participó de esta difusión.
En otras misivas, además, se develó un clima de guerra oculta por el poder dentro del gobierno central del Vaticano, a través de cartas que incluían a Bertone. Dado que el segundo del Papa figura en buena parte de los documentos publicados en el nuevo libro de Nuzzi, algunos medios apuntaron que se trata de una operación mediática para atacarlo.
En marzo pasado, como consecuencia del llamado "VatiLeaks", que según la Santa Sede buscaba desacreditar a la Iglesia, Benedicto XVI designó una comisión para conocer el origen de la inédita fuga de información.
Agencias AFP y EFE

Otras filtraciones

  • Corrupción. A fines de enero pasado, se divulgaron cartas del actual nuncio en Estados Unidos y ex número dos del Governatorato, Carlo Maria Viganó, enviadas al Papa y su segundo, Tarcisio Bertone. Viganó -quien, en su paso por el Vaticano, intentó sanear el sistema de licitaciones- denunciaba "situaciones de corrupción y mala gestión".
  • Lavado de dinero. Se difundió un memo anónimo que sugería que una nueva ley del Vaticano contra el lavado de dinero no sería retroactiva.
  • Evasión. Se conocieron documentos que denunciaban que el IOR, el banco del Vaticano, transfirió millones de euros a bancos extranjeros para evitar controles de las autoridades italianas.
  • Complot. En febrero, sorprendió la difusión de una carta anónima "estrictamente confidencial" enviada al Papa que hablaba de un supuesto complot en su contra. La misiva daba cuenta de que el cardenal italiano Paolo Romeo, arzobispo de Palermo, habría dicho que "el Papa morirá en 12 meses" y que estaría trabajando para su sucesión.
  • Disputas. En marzo, el diario de izquierda Il Fatto Quotidiano publicó otras dos cartas reservadas que revelaban una lucha de poder dentro del Vaticano.