sábado, 12 de mayo de 2012

La mitad de los argentinos no tendría sexo en la primera cita

El 54% de los argentinos no tendría sexo con alguien que acaba de conocer. El dato proviene de una investigación hecha por TNS Argentina para la marca Clear. Se realizaron mil encuestas con el fin de abordar las diferencias entre varones y mujeres, con respecto a hábitos en sus relaciones. Al analizar los resultados se vio que, en una sociedad sobreerotizada, sobreviven parámetros inflexibles a la hora de buscar una relación .
Por ejemplo, el 62% de las mujeres encuestadas nunca tomó la iniciativa de acercarse a alguien que les atraía y sólo el 12% saldría con un hombre que conoció en Internet . La primera cita es otro escenario de debate: mientras que a ellas les importa más la inteligencia (57%), ellos se fijan en el aspecto físico (46% contra el 28% de las mujeres). Sexo sí o no para cerrar el primer encuentro, también arrojó diferencias: solo el 5% de las mujeres lo haría, contra el 46% de los varones.
Andrés Rascovsky, presidente de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), explica el resultado: “ Para los hombres, el sexo es, en sí mismo, un valor, un símbolo de poder . El primer encuentro, para ellos, es siempre una oportunidad.
La mujer sólo se entrega si es reconocida, valorada o amada ”.
En sintonía con Rascovsky, el psiquiatra y sexólogo clínico Walter Ghedin opina que muchos jóvenes “se apuran” a tener sexo en la primera salida para “ demostrarse que siguen siendo viriles , como garantía de su seguridad personal”. Su experiencia confirma que las mujeres son más reticentes, sobre todo si ven un candidato posible del otro lado. Las ideas de “ser una chica fácil” o “de romper el misterio” siguen firmes en el pensamiento femenino. “Nuestra sociedad no valora que una mujer se entregue en la primer salida: al hombre le reafirma su virilidad, pero a la mujer la descalifica ”, resume Rascovsky.
Cómo formalizar la relación fue otro tema de la encuesta que dividió las aguas: mientras que el 45% de los argentinos apuesta por el matrimonio, el 44% prefiere la convivencia . En iguales proporciones, las mujeres priorizan el casamiento y los varones, vivir juntos. Ghedin cree que esto se debe a que las mujeres anteponen el matrimonio como condición a la hora de ser madres, porque se sienten más seguras bajo el amparo de la ley.
En otros puntos, la controversia se diluye.
La infidelidad, por ejemplo, es imperdonable para ambos sexos : el 62% no daría el brazo a torcer. Si bien las relaciones amorosas se flexibilizaron, los expertos coinciden en que se siguen valorando pautas clásicas para hacerle frente a la fragilidad de los vínculos.
clarin.com