miércoles, 2 de mayo de 2012

El mundo no sabe donde aparcar su auto

estacionamiento diseñado por Herzog de Meuron
Debemos cambiar nuestra actitud hacia los estacionamientos, dice el autor de un nuevo libro. Estamos a la deriva en un "mar de asfalto", asegura, y hace un llamamiento a los arquitectos para que diseñen estacionamientos más agradables estéticamente y de menor impacto al medio ambiente. ¿Cómo hacerlo?
Se estima que hay 600 millones de automóviles en el mundo, una cifra que está creciendo rápidamente, sobre todo en China y otros mercados emergentes. Todos ellos necesitan un lugar de estacionamiento.
En todo EE.UU., los estacionamientos de superficie ocupan tierras equivalentes al tamaño de Puerto Rico (8.959 km cuadrados), según los cálculos del libro de Eran Ben-Joseph, profesor de arquitectura en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés). Pero las cifras son cautelosas, porque para él la cifra real podría ser de hasta 12.170 km cuadrados, un espacio más grande que Jamaica o Qatar.
La gran mayoría de los centros comerciales, cines, estadios, fábricas y complejos de oficinas en EE.UU. están rodeados de estacionamientos. Muchos han sido deliberadamente diseñados para atender al número de visitantes que llegan a las tiendas el día después de Acción de Gracias, la fecha de mayor congestión en el año. Esto significa que a menudo los aparcamientos están medio vacíos. "Están rodeados por un mar de asfalto", dijo Ben-Joseph a la BBC.
El estacionamiento diseñado por Herzog de Meuron, en Miami, es considerado uno de los más vistosos del país.
En Europa, Japón y en ciudades estadounidenses como Nueva York y Boston, donde la tierra es un bien escaso, los estacionamientos de varios pisos son la opción preferida, aunque costosa y difícil de construir.
Es evidente que la tecnología de estacionamientos no es muy avanzada. ¿Qué se puede hacer para mejorarla?

Un mejor diseño

Aunque no sea una tendencia generalizada, nuevos diseños demuestran que los estacionamientos se pueden convertir en bienes culturales de las ciudades.
Eric Kuhne, que diseñó el galardonado estacionamiento del centro comercial Bluewater, a las afueras de Londres, dijo que no había excusa para construir estacionamientos grises e "insidiosos".
"En Bluewater hay dos árboles por cada tres coches y elegimos árboles que dan hojas iridiscentes en el otoño y flores blancas en la primavera. Convertimos los estacionamientos en un mar de colores", dijo Kuhne.
Y continúa: "Con demasiada frecuencia, el diseño del estacionamiento es superficial e ignominioso, cuando se podrían usar para restaurar la magnificencia de nuestras grandes ciudades".

Usar nueva teconología

Se cree que la primera zona de estacionamiento fue construida en 1917 en Los Ángeles por un joven inmigrante italiano, Andrew Pansini. A través de los años ha habido nuevos desarrollos: los estacionamientos subterráneos, el pago por medio de máquinas y, más recientemente, el advenimiento de pagar por el teléfono móvil.
El primer estacionamiento automatizado fue desarrollado en EE.UU. en la década de 1920.
Sin embargo, los estacionamientos robóticos realmente se dieron en Japón en la década de 1970, sobre todo en Tokio, una ciudad que sufre de una grave escasez de tierra.
The Cube, un edificio de apartamentos y oficinas en Birmingham, instaló un sistema de estacionamientos que permite que los coches "se estacionen solos".
El sistema es caro, pues cuesta más de US$3 millones, pero permite guardar una buena cantidad de carros.
Las nuevas tecnologías también se están usadas para resolver el clásico paseo por el estacionamiento buscando un hueco disponible.
La compañía británica, Deteq, inventó un sistema de sensores que pueden ser instalados en los estacionamientos para permitir que los operadores, incluso a través de sus teléfonos móviles, puedan saber cuántos hay y dónde están los espacios.

Reducir el impacto ambiental

Se sabe que cuando el asfalto absorbe los rayos del sol genera una "isla de calor urbano", lo cual hace que las ciudades sean más calientes que las zonas rurales circundantes.
Ahora se están realizando esfuerzos para aprovechar esa energía, como el que se encuentra en Tempe, Arizona.
El Lot 59 es el estacionamiento –de cinco hectáreas de grande– del estadio de la Universidad Estatal de Arizona y está cubierto con paneles solares que pueden producir 2,2 megavatios de electricidad al año, lo que es suficiente para alimentar 550 hogares.

Estacionamientos en Estados Unidos

  • Se estima que hay 800 millones, uno para cada coche.
  • Ocupan 9,104 kilómetros cuadrados.
  • Cubriendo esta zona con paneles solares generaría electricidad suficiente para alimentar a 11 millones de hogares durante un mes.
  • Con que el 50% de esta área se cubriera con árboles se podrían eliminar 1’260.805 toneladas de dióxido de carbono por año.
Otra compañía de Arizona es pionera en el uso de "nano-ingeniería para recubrimientos de color" en los estacionamientos de asfalto.
Sheri Roese, fundador y CEO de Emerald Cities Cool Pavement, dijo: "¿Quién decidió que todos los caminos y estacionamientos deben ser negros?
"Fue una consecuencia no deseada del desarrollo de la industria del transporte en 1800 y de la falta de conocimiento sobre los impactos del asfalto en el medio ambiente.
"Ahora sabemos que el asfalto negro está contribuyendo al calor urbano".
Científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en California están trabajando en el desarrollo de un asfalto reflectante, que si se utiliza en los estacionamientos podría reducir significativamente la cantidad de calor que se genera.
Otro proyecto, como se informó recientemente en el Boston Business Journal, busca crear energía mediante el calentamiento de agua en las tuberías por debajo de los estacionamientos de asfalto. 
bbc.co.uk