sábado, 3 de marzo de 2012

Para salir de la crisis, un pueblo español cultivará marihuana


Ahogados por la crisis económica, casi todos los municipios españoles han buscado el modo de obtener recursos. La mayoría ha recortado servicios y aumentado impuestos. Pero las autoridades de Rasquera, un pequeño pueblo agrícola del noreste de Cataluña, fueron más allá. Dieron luz verde a la plantación de marihuana, al considerar que es una oportunidad para crear puestos de trabajo y liquidar la deuda municipal. Y, claro, se desató la polémica.
En una ajustada votación, los concejales de esta pequeña localidad de 900 habitantes aprobaron el miércoles a la noche la cesión de terrenos a la Asociación Barcelonesa Cannábica de Autoconsumo (ABCDA) para plantar marihuana. El proyecto, según las autoridades, supondrá la creación de 40 empleos y generará 1,33 millones de euros en dos años.
En España está despenalizado el consumo y el cultivo privado de marihuana, aunque su uso para paliar los síntomas de diversas patologías, como el cáncer, es un asunto muy controvertido.
Tras la votación, el alcalde del municipio, Bernat Pallisa, aseguró que el proyecto es respaldado por una mayoría social en el pueblo, al tiempo que aseguró sentirse “pionero a nivel europeo” y “convencido de crear un precedente”. Además anunció que la próxima semana se celebrará una asamblea en Rasquera donde científicos, abogados y médicos explicarán el proyecto a la población.
Sin embargo, para la oposición, la iniciativa “roza el límite de las actividades no lícitas”, por lo que votó en contra y reclamó “una consulta vinculante”.
A su vez, la agencia del Plan Nacional sobre Drogas, dependiente del Ministerio de Sanidad, recordó que el cultivo y la elaboración del cannabis es ilegal y que la policía intervendrá tan pronto se plante la primera semilla.
Pellisa contestó que “el ayuntamiento no va a plantar marihuana, sino que ordenará y regularizará una cosa que ya existe”, y subrayó que así “se acabará el mercado negro”.
Rasquera, gobernado por los independentistas catalanes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), tiene una deuda de 1,3 millones de euros.
El proyecto de plantación de cannabis, que surgió hace siete meses de la ABCDA, una entidad con fines lúdico-terapéuticos con unos 5.000 socios, es visto por las autoridades locales como una oportunidad para revitalizar la maltrecha economía local, muy castigada por la crisis.
De acuerdo con el contrato entre el Ayuntamiento y la ABCDA, la asociación abonará 30.000 euros en el momento de la firma del convenio, 6.000 euros más en el plazo de un mes, y 650.000 euros anuales, durante dos años, para poder utilizar los terrenos que se le cederán para plantar cannabis. Esto permitirá al municipio liquidar en dos años su deuda.
El plan creará cinco puestos de trabajo directos “y más de 35 indirectos”, en políticas ambientales o gestión de bosques, se anunció. La finca elegida tiene una extensión de 7 hectáreas, según el regidor, “pero no todas se dedicarán al cannabis”.
España, que atraviesa una grave crisis económica, cerró 2011 con un déficit del 8,51 % del PBI y una cifra récord de 5.273.600 desempleados, el 23,49% de la población activa, que supera el 40% entre los jóvenes.

PERFIL
Rasquera

Provincia: Tarragona (comunidad autonoma de cataluña)
Población: 900 habitantes
Rasquera es un pequeño municipio rural de la comarca catalana de la Ribera de Ebro, en la provincia de Tarragona (noreste de Cataluña). Aunque es un centro de turismo rural, como gran cantidad de las ciudades españolas, está acorralado por las deudas y un alto desempleo. Su rojo es ahora de 1,3 millón de euros. El pueblo Está gobernado por los independentistas catalanes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).
CLARIN.COM