domingo, 24 de julio de 2011

Generación 2.0: Nacieron y crecieron con la PC, pero no llegan a aprovecharla


¿Qué manejan los chicos? El Facebook y no salen de ahí. O juegos”, afirmó un docente argentino en un reciente relevamiento de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) hecho aquí. Pero el problema no es sólo de los chicos: el 83% de los docentes asegura no haber recibido capacitación sobre el uso pedagógico de la computadora , según indica una encuesta de la Unidad de Planeamiento Estratégico del gobierno nacional (con apoyo de IIPE-UNESCO), sobre 2.400 casos. Conclusión: la escuela no puede alfabetizar digitalmente a una generación que nació con la computadora bajo el brazo.
Esos datos son el reflejo local de un problema que acaba de poner en evidencia una prueba internacional: muchos alumnos no están en condiciones de hacer un uso eficaz de la PC y de Internet . La prueba PISA midió por primera vez, en 19 países, las capacidades de los chicos de 15 años para leer digitalmente. El resultado arrojó que muchos no pueden localizar e interpretar información en la Web. En Colombia, por ejemplo, siete de cada diez alumnos. Y en Chile, cuatro de cada 10.
Argentina no participó de esa prueba, pero los especialistas consultados por Clarín coincidieron en que el país no escapa al “analfabetismo digital”. Inés Dussel, investigadora y autora del texto “Aprender y Enseñar en la Cultura Digital”, explicó que “ los chicos buscan información en Google y se quedan con la primera respuesta que encuentran . Y muchos profesores tienen la misma estrategia de búsqueda que los alumnos”.
Estos jóvenes son los supuestos “nativos digitales”. Es común creer que porque llegaron al mundo en esta época manejan la PC tan naturalmente como respiran. Sin embargo, la formación dista mucho de lo óptimo. Encima, reciben poca guía de los adultos: según estadísticas del Ministerio de Educación, el 80% navega solo en Internet (o con amigos y hermanos), mientras que apenas el 20% lo hace con padres y docentes.
Roxana Morduchowikz, directora del programa Escuela y Medios del Ministerio de Eduación, cree que no hay que subestimar el uso intensivo que hacen los jóvenes de las redes sociales: “Aprenden a comunicarse y a negociar, y esas competencias les van a permitir desarrollarse en el futuro”. Sin embargo, reconoció falencias: “Debe ser responsabilidad de la escuela que los alumnos puedan tener un espíritu crítico ante las fuentes de información de Internet, lo que con frecuencia no ocurre. Se está dando capacitación digital a los docentes, pero el impacto en el día a día es muy difícil de evaluar”.
PISA lo hizo. La evaluación, organizada por la Organización para la Cooperacion y el Desarrollo Económico (OCDE), ubica a los adolescentes de Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda en el podio de la excelencia en lectura digital. Les siguen los de Japón y Hong-Kong. El informe final afirma: “Que todos sepan usar el mundo digital para convertir la información en conocimiento re quiere el apoyo de la escuela . La competencia digital no se reduce a ser hábil en redes sociales como Facebook o Twitter o pasar mucho tiempo en Internet.
El buen lector digital sabe evaluar la credibilidad de las fuentes de información , integrar informaciones diversas o navegar estratégicamente. El sistema educativo y la sociedad en general tienen un reto importante: la alfabetización digital”. Y concluye que sin estas competencias, “no es probable el pleno acceso a las oportunidades educativas, laborales y sociales del siglo XXI”.
El Plan Conectar-Igualdad, del gobierno argentino, lleva distribuidas más de 900 mil netbooks en todo el país, pero fuentes vinculadas al proyecto, que prefirieron mantenerse en el anonimato, admitieron que “ la capacitación a los docentes en buena parte de los casos avanza más lento que el reparto de las máquinas”.
En la Argentina se sabe poco sobre el impacto de las netbooks en la calidad educativa. Andrés Delich, director del Centro de Estudios en Políticas Públicas (CEPP), contó que una evaluación que él y su equipo realizaron en San Luis, concluyó que “el impacto fue más social que educativo. No hubo grandes cambios en el aprendizaje, pero sí en las familias que comenzaron a tener conectividad gracias a que los chicos recibían las máquinas y Wi-Fi”.
Según Dussel, “hay que estar alerta sobre qué están haciendo los profesores y ayudarlos a formular mejores estrategias digitales. Son cambios lentos que habrá que ver cómo se procesan en los próximos años”.
Y advirtió que el panorama que se registra en el espacio digital es similar al de la alfabetización tradicional: “ Los chicos que vienen de familias más educadas, pueden hacer lecturas más críticas , producir textos más ricos, jerarquizar las fuentes y criticar el origen de la información”. Cuestiones que (sin computadora mediante) la prueba PISA estandar dejó a la Argentina mal parada a fines del año pasado, cuando se supo que el país figuraba entre los últimos puestos del ránking mundial.

En las escuelas hay poca iniciativa y "tecnofóbicos"

Una investigación cualitativa realizada por la Universidad Pedagógica de Buenos Aires (UNIPE) en 7 escuelas bonaerenses (3 estatales, 4 privadas) muestra la falta de iniciativa en el uso de nuevas tecnologías. El trabajo, recientemente subido al portal oficial Educ.ar, da un diagnóstico desalentador: “Hallamos que los problemas de infraestructura y de orden logístico ocupan un lugar central, que no se fomentan instancias sistemáticas desde las instituciones para desarrollar espacios de capacitación e intercambio y que las resistencias hacia la tecnología siguen siendo protagonistas como obstáculo a su incorporación”, dicen las licenciadas Paula Carbonatto y Mara Mobilia, autoras del trabajo. Luego agregan: “Los docentes que incorporan las TIC lo hacen por iniciativa personal y no como respuesta a una demanda institucional. En muy pocos casos se identificaron comentarios por parte de los directores que sugerían el uso de las TIC o de recursos multimediales para incorporar en algún proyecto o como fuente de búsqueda de algún contenido”. Incluso aseguran que buena parte de los docentes son “tecnofóbicos”.

¿Qué es para PISA un buen lector digital?

La prueba. Se hicieron preguntas cuyas respuestas había que buscarlas en Internet. Los resultados se ordenaron entre los niveles 2 y 5.
Debajo del nivel 2. Los alumnos no pueden interpretar la información ni navegar por varios sitios web. Aquí se ubicó el 68,4% de los colombianos, y el 1,8 % de los coreanos.
Nivel 2. Interpretan textos básicos y pueden navegar, pero con una guía explícita.
Nivel 3. Completan tareas de una “complejidad moderada”. Integran información de varios sitios web sin una guía explícita.
Nivel 4. Resuelven tareas difíciles y evalúan la relevancia de las fuentes de información.
Nivel 5. Elaboran rutas de varios sitios para encontrar la información y navegan de manera autónoma.
clarin.com