jueves, 21 de julio de 2011

Otra prueba más para apoyar la circuncisión frente al VIH

Ilustración de Luis Parejo
Se lleva más de una década hablando de la circuncisión como medida potencial para prevenir la infección por el virus del sida y, aunque los datos obtenidos hasta ahora han apoyado su empleo, cualquier nuevo resultado sobre el tema siempre es bienvenido, y sobre todo si se trata de una iniciativa llevada a cabo dentro de una población africana y se ve su efecto en el mundo real. Se trata de un programa que demuestra que esta técnica empleada de forma masiva entre una población masculina logra reducir el número de contagios en más de un 60%.
El estudio, presentado en la reunión de la Sociedad Internacional de Sida (IAS, sus siglas en inglés) que se está celebrando estos días en Roma, analiza la evolución de los contagios tres años después de haber introducido el comienzo de la circuncisión en la ciudad de Orange Farm (a 110.000 adultos) en Sudáfrica. La investigación, que ha sido coordinada por la Agencia Francesa para la Investigación en Sida y Hepatitis Viral ANRS, el Instituto Nacional de Enfermedades Comunicables del Servicio Nacional de Salud y el Instituto Progressus, ambos en Sudáfrica, demuestra por primera vez la eficacia de esta intervención a nivel comunitario.
"El efecto en el mundo real de la inserción de la circuncisión masculina sobre la epidemia de VIH era, hasta ahora, desconocido", explica Bertran Auvert, catedrático de Salud Pública en la Universidad de Versalles y principal investigador del estudio.
"Este estudio demuestra que la circuncisión masculina funciona al reducir la expansión del VIH en una comunidad africana gravemente afectada por la epidemia. La disminución del número de nuevas infecciones entre la población masculina circuncidada salvará vidas y reducirá la necesidad del empleo de terapia antirretroviral. Esta investigación también muestra que la estrategia de la circuncisión debería llegar a ser una de las prioridades de salud en las regiones africanas del sudeste y este del continente y que ahora es necesario un fuerte compromiso político", concluye Auvert.
No obstante, y a pesar de los datos presentados por éste y otro estudio, existen todavía dudas sobre su eficacia entre la población masculina homosexual y en qué medida afectará esta iniciativa a la mujer, ya que, como han venido apuntando algunos especialistas, esta medida podría desplazar al empleo del preservativo en perjuicio de la población femenina.
De cualquier manera, los resultados del estudio son positivos y quizás sirvan para convencer a los gobiernos de otros países para implementar esta estrategia en su población. Ya existen algunas iniciativas en este sentido como el caso de Suazilandia que, con la ayuda económica de Estados Unidos, ha lanzado una campaña para que el 100% de sus habitantes masculinos se realicen la circuncisión. Con esta medida pretenden frenar el avance de la infección en un país con el mayor porcentaje de población afectada por el sida en toda África.
elmundo.es