jueves, 28 de julio de 2011

Afirman que hallaron en Turquía la tumba del apóstol San Felipe

LA TUMBA. FUE DESCUBIERTA EN HIERAPOLIS, TURQUIA. SERIA DE SAN FELIPE.
 
Los presuntos hallazgos de los restos o rastros de los personajes de los evangelios, huellas de hechos que allí se narran o de sus escenarios, o escritos de la época que arrojan más luz sobre los relatos bíblicos suelen causar sensación, sobre todo –como es lógico– en el mundo cristiano. Pero casi siempre están rodeados de muchas dudas sobre su autenticidad que, por lo general, demandan mucho tiempo en ser despejadas o, simplemente, no terminan de ser disipadas.
El último supuesto hallazgo que se acaba de anunciar es el de la tumba de uno de los apóstoles de Jesús, Felipe. Un equipo de arqueólogos encabezados por el italiano Francesco D’Andria dice haberla encontrado en Pamukkale, antigua Hierápolis, en lo que hoy es Turquía, según consigna la agencia Anatolia. A Felipe se le atribuye haber evangelizado en Asia Menor y morir crucificado y lapidado en Hierápolis, pero hay quienes dudan de que los restos aún permanezcan allí.
“Tratamos de encontrar desde hace años la tumba de San Felipe y, finalmente, la encontramos entre los escombros de una iglesia que sacamos a la luz hace cerca de un mes”, subrayó D’Andria, que trabaja desde hace varios años en Turquía. El arqueólogo precisó que todavía no se abrió la tumba, pero que “sin duda un día será abierta”. Y, al congratularse por el presunto hallazgo, dijo que “es de gran importancia para la arqueología y el mundo cristiano”.
Según las Sagradas Escrituras, Felipe, oriundo de Galilea, fue el quinto apóstol convocado por Jesús. Seguidor de Juan el Bautista, aparece mencionado en varios pasajes de los evangelios. Entre ellos, en aquel recordado de la milagrosa multiplicación de los panes para que coma toda la muchedumbre. Más precisamente, cuando Jesús le pregunta donde era posible comprar todo el pan necesario, a lo que Felipe le responde que “doscientos denarios de pan no alcanzan”.
Considerado un hombre ingenuo y tímido, pero de mente juiciosa, no es mucho lo que se sabe de Felipe, como ocurre con otros apóstoles. Hay quienes dicen que sus restos fueron trasladados de Hierápolis a Constantinopla y de allí a la iglesia de los Doce Apóstoles de Roma. La Iglesia católica afirma que los restos del apóstol Pedro están en la basílica de San Pedro. Y en 2006 dijo haber hallado la tumba del apóstol Pablo bajo la basílica de San Pablo Extramuros, en las afueras de Roma.

Cautela de los especialistas

Destacados estudiosos argentinos de la Biblia reaccionaron con una mezcla de cautela y escepticismo frente al anuncio del presunto hallazgo de la tumba del apóstol Felipe. “Es mejor esperar a un informe científico de la excavación”, dijo el padre Luis Rivas, profesor de Sagradas Escrituras de la UCA. Y señaló que habrá que ver la fecha de la iglesia encontrada, pero que “con toda seguridad no es el siglo I porque en ese entonces no había iglesias y, por tanto, saber si la tumba es anterior o es un relicario”. Además de afirmar que de la vida de Felipe “no se conoce casi nada” y su prédica y martirio en Asia Menor es de “dudosa autenticidad”. En la misma línea, el biblista Ariel Alvarez Valdés consideró la noticia “bastante extraña”. Añadió que “no se dice en qué se basan para decir que es la tumba de Felipe y ni siquiera la abrieron”.

El lugar

La zona de Hierápolis, antigua ciudad helenística ubicada en la actual Pamukkale, Turquía, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998, por sus ruinas arqueológicas. Fue establecida en el 180 a. C.
Pamukkale hoy es un sitio turístico conocido en especial por sus aguas termales, sus rocas sedimentarias y su piedra calcárea blanca, de donde surge el nombre de la ciudad, que significa en turco “castillo de algodón”.
clarin.com