jueves, 27 de octubre de 2011

En Mississippi será homicidio impedir que siga un embarazo


El estado de Mississippi será la punta de lanza de la nueva estrategia de los grupos antiabortistas en los Estados Unidos. El 8 del mes próximo se votará en ese estado sureño la propuesta 26, una enmienda constitucional que propone declarar que un óvulo humano fecundado es ya una persona jurídica y que el aborto voluntario y algunas formas de control de natalidad deben ser consideradas asesinato.
Según publicó ayer el diario The New York Times (TNYT), al menos otros cinco estados (Florida, Michigan, Montana, Ohio, Wisconsin) preparan iniciativas similares. Los impulsores de esta propuesta aspiran a que una aprobación de la enmienda sirva para relanzar el debate nacional .
Muchos médicos y defensores de la salud de las mujeres dicen que esta propuesta podría significar una peligrosa intromisión del derecho penal en la atención médica, que pondría en peligro los derechos de las mujeres e incluso sus vidas.
La modificación en Mississippi prohibiría casi todos los abortos, incluidos los resultantes de violación o incesto. Vedaría algunos métodos anticonceptivos, incluidos los DIU y la "píldora del día después", que impiden que los óvulos fertilizados se implanten en el útero. También infringiría la ley la destrucción de embriones creados en laboratorio, según publicó TNYT.
La enmienda ha sido respaldada por los candidatos a gobernador de los dos grandes partidos y parece que va a ser aprobada, dijo W. Martin Wiseman, director del Instituto de Gobierno John C. Stennis, de la Universidad Estatal de Mississippi.
Los desafíos legales seguramente seguirán, pero incluso si la modificación es, en última instancia, declarada inconstitucional, los críticos dicen que se podría interrumpir la atención vital y forzar años de costosas batallas legales.
"Esto es lo más extremo de un campo de medidas extremas contra el aborto que hayan sido tomadas este año en los Estados Unidos", dijo a TNYT Nancy Northup, presidenta del Centro de Derechos Reproductivos, un grupo de defensa legal.
Los opositores esperan disipar la impresión de que la enmienda sólo termina con los abortos -una idea popular en Mississippi-, al advertir que también limitaría los métodos anticonceptivos, que los médicos tendrán temor a atender y salvar a las mujeres con embarazos que amenazan sus vidas y con problemas en tratamientos de fertilidad in vitro.
No obstante, la propuesta divide las fuerzas antiabortistas a nivel nacional. Algunos grupos la llaman "un salto moral inspirado", mientras que los líderes tradicionales de la lucha, incluida la National Right to Lifey los obispos católicos, se han negado a promoverla, al alegar que la táctica es irresponsable y podría ser contraproducente, dando lugar a una derrota ante el Tribunal Supremo que socavaría los avances en la talla de distancia en el caso Roe vs. Wade.

Un nuevo enfoque

Según publicó el diario neoyorquino, "el enfoque -la concesión de derechos legales a los embriones- es fundamentalmente diferente de las restricciones al aborto que se han adoptado en docenas de estados. Estos tratan de reducir u obstaculizar el acceso a abortos, por ejemplo, restringiendo severamente los procedimientos, requerir a las mujeres ecografías del feto, poner freno a la cobertura del seguro e imponer regulaciones costosas a las clínicas".
La enmienda, publicó TNYT, tiene por objeto evitar en Mississippi batallas legales existentes e indica simplemente que el término "persona" incluye a todos los seres humanos desde el momento de la fecundación, la clonación o el equivalente funcional ésta.
Una medida similar ha sido derrotada en dos ocasiones, por amplio margen, en Colorado. Sin embargo, encontró un terreno más receptivo en Mississippi, donde el sentimiento antiaborto cruza las líneas partidarias y raciales, y donde el Estado ya tiene tantas restricciones sobre el aborto que una sola clínica realiza el procedimiento.
Mississippi también elegirá al nuevo gobernador el 8 de noviembre. El candidato republicano, el gobernador Phil Bryant, es copresidente de "Sí a la 26" -la campaña a favor de la enmienda- y su personal de campaña distribuye stickers por la iniciativa. El candidato demócrata, Johnny DuPree , alcalde de Hattiesburg y primer ciudadano negro en ser candidato a gobernador del Estado en los tiempos modernos, dice que va a votar por la enmienda, a pesar de que está preocupado por su impacto en la atención médica y la anticoncepción, publicó TNYT.
"Todavía nadie puede estar seguro de cómo la modificación afectará los procesos penales", dijo al periódico de Nueva York Jonathan Will, director del Centro de Bioética y Derecho Sanitario en la Escuela de Derecho de la Universidad del Sur de Mississippi. ¿Podría una mujer que toma una píldora del día después ser acusada de asesinato?, es la cuestión.
Sin embargo, muchos líderes del movimiento antiabortista temen que la estrategia sea contraproducente. "Es casi seguro que los tribunales federales declaren inconstitucional la enmienda", dijo James Bopp Jr., un prominente abogado conservador de Terre Haute, Indiana, y consejero general del National Right to Life ; consideró que contradice el derecho actual de la mujer a un aborto en las primeras semanas del embarazo.
"Desde el punto de vista de la protección de la vida por nacer, es completamente inútil -dijo a TNYT-, y tiene el grave riesgo de que si lo hiciera llegar a la Corte Suprema, el tribunal redactará una política sobre el aborto aún más extrema."
Grupos cristianos conservadores como la American Family Association y el Consejo de Investigación Familiar están firmemente detrás de la propuesta, publicó el diario.
El Dr. Randall S. Hines, un especialista en fertilidad de la ciudad de Jackson que trabaja contra la propuesta 26, dijo que la enmienda refleja "la ignorancia biológica".
La mayoría de los huevos fertilizados, dijo, no se implantan en el útero o no se desarrollan. "Una vez que reconocemos que la mayoría de los óvulos fecundados no se convierten en personas, entonces reconocemos lo absurda que es esta enmienda", sostuvo el Dr. Hines. Teme graves consecuencias no deseadas para los médicos y mujeres que enfrentan embarazos ectópicos u otros embarazos peligrosos y para los tratamientos de fertilidad in vitro. "Estaremos preguntándoles a la Legislatura, al gobernador, a los jueces para decidir qué es mejor para el paciente", aventuró.
El Dr. Eric Webb, un obstetra en Tupelo, que ha hablado a favor de la proposición 26, dijo que las preocupaciones acerca de las repercusiones más amplias fueron exageradas y que los críticos estaban "evitando el problema moral central". "Con la unión del óvulo y el espermatozoide, que es la vida, y los derechos humanos genéticamente", dijo Webb.
Keith Mason, presidente de Personhood USA (ONG que impulsa la medida), no está de acuerdo con que la Corte Suprema rechazará esta enmienda. El objetivo final, dijo, es una enmienda federal, con una victoria en Mississippi como primer paso.
lanacion.com