martes, 25 de octubre de 2011

CERCA DE 800.000 NIÑOS CON INCONTINENCIA URINARIA

 
Parece un problema menor, algo que ciertos padres viven como un capricho o un menor llamado de atención. Y aunque algunas veces lo sea, hacerse pis encima es un trastorno que hasta puede causar deserción escolar . Por eso, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires acaba de lanzar una campaña para prevenir y tratar la incontinencia urinaria – los chicos se hacen pis de día – y la enuresis – mojan la cama cuando duermen –, que incluye una encuesta a los padres de los chicos entre 6 y 12 años de escuelas públicas y privadas, charlas en los colegios, distribución de folletos y el uso de unos aparatos llamados “biofeedback” para reeducar a los chicos que no aprendieron correctamente a contener la orina.
Se calcula que sólo en la provincia de Buenos Aires, el problema afecta a 400 mil chicos mayores de 6 años , según extrapolaciones de datos de otros de otros países como España ( en toda la Argentina la cifra asciende a 800 mil ). Y por vergüenza o desconocimiento sólo el 40 por ciento de las familias afectadas consultan a un especialista . El resto lo vive en silencio.
“Son chicos que no pueden ir de campamento, ni a un pijama party ni a dormir a la casa de un amigo o un primo. Y muchas veces la pasan tan mal que se resisten a ir a la escuela ”, explica a Clarín Alfredo Bertolotti, jefe de Urología del Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata. Uno de los objetivos de la campaña –en coordinación con la Dirección General de Cultura y Educación–, “es contar con estadísticas propias para saber bien cuántos chicos sufren este problema, porque es un trastorno más frecuente de lo que se cree ”, apunta el Ministro de Salud provincial, Alejandro Collia.
Según los expertos, a los 3 años se orina en la cama el 15% de los chicos. Entre los 3 y los 4 están en plena etapa de aprendizaje. Entre el 10 y el 15% de los mayores de 6 años se siguen orinando. Después de esa edad, hacerse pis responde a distintas causas: orgánicas y psicológicas . Los tratamientos son interdisplinarios: incluyen medicamentos y también los aparatos llamados “biofeedback” , por ejemplo. Bertolotti dice que por primera vez se usan en un hospital público pediátrico, que fueron donados por la Fundación Florencio Pérez. “El chico se sienta en un inodoro frente a una pantalla de juegos con un control remoto en la mano, como la Play, y ejercita los músculos del periné, contrae y relaja”.
Pese a todo los papás no deben desesperarse . El jefe de la Unidad de Urología del Hospital Durand, Víctor Romano, asegura que la clave en los chicos es la maduración de su vejiga . “Año a año van dejando de hacerse pis un 10 por ciento de los chicos, en todas las edades”.

Qué hacer y qué no hacer

Ante todo hay que tener paciencia. El chico no quiere mojar: es involuntario e inconsciente durante el sueño. Por eso, la familia debe cooperar.
Hay que evitar el enojo, tanto como los premios y los castigos.
Tampoco hay que apurarlos, presionarlos ni retarlos porque todo eso puede derivar en un aprendizaje deficitario.
No sirve compararlos con otros chicos de la edad, ni con un mayor.
Hay que estar atento a los síntomas diurnos: cuando el chico se hace pis a cada rato y no puede estar dos horas sin ir al baño. No hay que justificar estos hechos diciendo: “estaba jugando, distraído, y se le escapó”.
Como parte del tratamiento, se aconseja, por ejemplo, restringir la ingesta de líquidos a partir de la seis de la tarde.
clarin.com