viernes, 28 de octubre de 2011

Aparatos en stand by: los vampiros de la energía

Aparatos en stand by: los vampiros de la energía
Los subsidios en las facturas de electricidad hacen que los costos que pagan los usuarios todos los meses sean bajos, pero al momento de analizar en detalle el consumo llama la atención un considerable número de kilovatios por hora. Ese gasto de energía corresponde a los artefactos enchufados pero no apagados, es decir en stand by.

Dejar el reproductor de DVD y el horno microondas enchufados para ver la hora en el reloj o tener el televisor siempre conectado para usar el control remoto puede parecer una cuestión simple de todos los días pero el costo económico y ambiental que implica es considerable.

“El consumo es bajo pero lo que ocurre es que está activado las 24 horas del día. Al integrar eso a una factura bimestral es una energía claramente visible. Es energía que se consume mientras el aparato espera que vos los enciendas. El equipo no está preparado para ser desenchufado”, sostiene Claudio Damiano, gerente de Normas del Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE).

Muchos de los equipos se mantienen prendidos por que al tener reloj si se los desenchufan se desprograman. Los avances de la tecnología todavía no han logrado eliminar este gasto eléctrico generado por el stand by pero si lo han reducido. Los equipos más nuevos consumen menos kilovatios que los convencionales y un buen ejemplo son los televisores.

“Los modelos más viejos que funcionan con tubo cuando están en stand by mantienen un consumo sobre una parte energizada para que al momento de prender el equipo la pantalla se prenda rápidamente. Tener la imagen dos minutos después de prendida la TV no le cambia en nada a la persona por lo que se lo podría tener desenchufado”, afirma José Svarinsky, responsable técnico de la empresa J y S Electronics.

Por otro lado, desde el diseño de los aparatos tampoco está contemplada la opción de desenchufarlos ya que la mayoría no cuenta con un botón para apagarlo manualmente o el mismo no es de buena calidad. “Solamente hay algunas marcas más caras que incorporan la posibilidad de apagar el equipo desde el frente. El botón tiene que ser bueno porque se lo va a usar mucho y sino se rompe y su arreglo es caro”, agrega Damiano.

Otro tanto ocurre con los monitores de las computadoras, los cuales convendría apagar por completo. Los equipos cuentan con un botón de tres posiciones: encendido, stand by y apagado. Por ende, en la mayoría de los casos no es siquiera necesario desenchufar el aparato. “En muchas oficinas quedan las computadoras prendidas todo el día, incluso cuando los empleados se van”, resalta Svarinsky.

Toma de conciencia, la mejor solución


Con sólo apretar un botón, alcanza para modificar la actitud en relación al medio ambiente y para colaborar en el ahorro energético. Sin embargo, son todavía pocos los que pueden salir del lugar de comodidad del control remoto. “La luz roja del stand by es un recordatorio permanente de que hay que mantener una conducta austera y cuidadosa con el uso de la energía”, sostiene Damiano.

Como seguramente lleve un tiempo el cambio de actitud de todos, ya existen iniciativas para evitar el despilfarro de energía. Desde la Asociación Electrotécnica Argentina (AEA), confirmaron a Notio que el IRAM está trabajando en una normativa para reducir el consumo de los aparatos eléctricos en stand by. Además, existe la nueva norma ISO 5001 de gestión de energía de las empresas.

“Los empresarios tienen que cumplir con pautas en la fabricación de los productos y demostrar que es lo que hacen para que los mismos consuman menos energía”, afirma Héctor Ruiz, presidente del Comité de Estudio de Eficiencia Energética de la AEA.

Si bien todavía no están en el mercado local, en Europa se comercializa un modelo de zapatilla eléctrica que corta el suministro energético a los aparatos cuando detecta que están en situación de stand by. Existe un modelo para un artefacto único como la TV y otro universal con varias tomas de corriente.
notio.com.ar