lunes, 24 de octubre de 2011

Por primera vez se celebra la semana de la siesta en Argentin

DESCANSO. DESDE EL AÑO PASADO EN BUENOS AIRES FUNCIONA UN SIESTARIO.
La siesta está cambiando su imagen.
Lejos de ser un momento de vagancia o debilidad , los científicos ya tienen evidencias de que echarse a dormir después del almuerzo tiene muchos beneficios para la salud de cada persona y para su lugar de trabajo. Mejora el rendimiento laboral, impulsa el buen humor y previene enfermedades, como la obesidad, la diabetes y la hipertensión.
Esta semana estará dedicada a celebrar la siesta en Argentina.
La celebración consistirá en diversas actividades que permitirán aprender a relajarse y dormir la siesta como una manera de enfrentar el déficit de sueño que la sociedad sufre por las noches. “La privación del sueño es ya un hecho.
La gente duerme dos horas menos que hace 40 años.
Por lo cual, la siesta por la tarde es un buen modo de recuperar ese sueño nocturno que se pierde por mirar televisión, trabajar más horas de las que corresponden o usar la computadora”, afirmó Daniel Cardinali, investigador superior del Conicet en medicina del sueño y director del departamento de docencia e investigación de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica Argentina, quien será uno de los expositores.
Las actividades de la semana de la siesta ( www.semanadelasiesta.com.ar ) están organizadas por la Universidad Abierta Interamericana, el Parque Ecológico Guillermo E. Hudson, y el siestario porteño “Selfishness”. Consistirán en circuitos de siestas personalizados , talleres para el manejo del estrés, y charlas sobre la siesta como una innovación para la gestión de los recursos humanos . El sábado habrá actividades en el parque ecológico, en Berazategui, que incluirán talleres de meditación, siestas en contacto con la naturaleza, y hasta la plantación de especies nativas.
La revalorización de la siesta forma parte de una tendencia mundial , sobre todo en los países desarrollados. “Una siesta breve, de 20 minutos, ya produce buenos efectos ”, enfatizó Cardinali. “Porque al dormir menos horas por la noche las personas reducen su rendimiento cognitivo . Tienden a estar más irritables y se deterioran las relaciones con los demás. Además, dormir poco es un factor de riesgo para hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares. Hay un gran trabajo por hacer. Más empresas en la Argentina deberían prestar atención a las evidencias científicas”.

Las claves
Dormir la siesta ayuda a la regeneración de la piel, a mantener el deseo sexual, a evitar el sobrepeso y a bajar la presión arterial.
Los especialistas aconsejan evitar tomar café después de comer porque quita el sueño.
Hay que usar despertador para no dormir más de 90 minutos y evitar el temor a quedarse dormido.
También recomiendan seguir una rutina: acostarse e intentar dormir, y usar una manta para no tener frío al despertar.
clarin.com