domingo, 30 de octubre de 2011

Se puede convivir en paz con la psoriasis


En el anuncio de las acciones de su undécima Campaña Nacional de Información y Educación sobre Psoriasis, llevada a cabo en esta que denominó "Semana de la Psoriasis", del 24 al 30 de octubre, la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) señala que entre el 2 y el 3% de los argentinos -lo que implicaría alrededor de 800.000 personas- padecen esta enfermedad crónica de la piel, mucosas y articulaciones, cuyo origen es autoinmune y -resaltan- no es en absoluto contagiosa.
"Puede afectar tu piel, pero no debe afectar tu vida", es el lema de esta campaña informativa que se lleva a cabo en centros de salud de todo el país, dirigida a pacientes y a la población general, y que focaliza en el hecho de que esta enfermedad hoy es tratable, y que "es indispensable la consulta al dermatólogo" cuando aparecen placas rojas, cubiertas por escamas blancas y secas, en la piel de los codos, las rodillas, el tronco o el cuero cabelludo.
"En un 75 por ciento de los casos la enfermedad cursa formas leves o moderadas, mientras que en un 25 por ciento se transforma en moderada a severa -explica la doctora Nora Kogan, coordinadora de la campaña de la SAD-, en cuyo caso hoy se recurre a tratamientos sistémicos". La severidad de la psoriasis es evaluada por el médico según la extensión de las lesiones y su grado de infiltración en la piel, pero también por el área afectada (en el rostro, las manos o los genitales puede afectar considerablemente la calidad de vida aunque el resto del cuerpo no esté afectado) o las enfermedades asociadas, ya que, por ejemplo, "un 30 por ciento de las personas con psoriasis se ve afectada en algún momento de su vida por artritis", dijo la doctora.
La enfermedad se manifiesta con eritema (enrojecimiento) que se elevan sobre la piel normal, recubiertas de escamas blanquecinas que se desprenden fácilmente. Esas lesiones pueden picar, arder, doler, y a veces también fisurarse y sangrar, y aparecen más comúnmente en los codos, las rodillas, el cuero cabelludo y la región sacra, pero puede afectar cualquier otra parte del cuerpo, incluso las uñas.

Para mejorar la calidad de vida con psoriasis

. El sol ayuda: Siempre que la exposición sea cuidadosa y controlada, según indicación del dermatólogo, la luz ultravioleta puede ser beneficiosa; pero se desaconseja por completo el uso de la cama solar.
. No hay cura definitiva: La predisposición a la enfermedad persiste de por vida, aunque las lesiones puedan desaparecer.
. Las emociones afectan: El estrés emocional puede agudizar las lesiones por psoriasis, pero no hay una linealidad: los dermatólogos no consideran que se trate de una enfermedad psicosomática. Los factores que desencadenan la psoriasis son múltiples, y la base es un proceso autoinmune en que el organismo se ataca a sí mismo. La terapia psicológica puede mejorar la calidad de vida, pero no cura la enfermedad.
. Cada tratamiento es individual: Hay diferentes tipos de soriasis, y en cada paciente, el diagnóstico y el tratamiento es individual.
. Tratamientos que rotan: El dermatólogo podrá optar por tratamientos locales (lociones, cremas o ungüentos), fototerapia o sistémicos (ej.: comprimidos o inyectables). La tendencia actual es la combinación y la rotación de los diferentes fármacos o terapias.
. Atención con otros tratamientos: El dermatólogo conoce las posibles interacciones entre la enfermedad y sus tratamientos con otras enfermedades y tratamientos que el paciente esté recibiendo. Es importante informar al médico dermatólogo acerca de cualquier otro tratamiento médico antes de aplicarlo, ya que la psoriasis puede estar asociada a varias otras enfermedades.
. El lugar importa: Las lesiones por psoriasis en las manos, la cara o los genitales puede ameritar una recategorización de la psoriasis aunque el resto del cuerpo se mantenga sin lesiones. Eso puede hacer que el médico decida aplicar tratamientos sistémicos más potentes.
Marcelo Rodriguez
lanacion.com