lunes, 31 de octubre de 2011

Unthink, la red social anti-Facebook

UNTHINK. La nueva red social llama a emanciparse.
No hay dos sin tres. Juega a la misma carta de exclusividad que Google+ y todavía hace falta invitación para entrar en ella, pero ya ha publicado algunos vídeos aclaradores en YouTube en los que promete hacerle la vida más fácil al usuario, resolverle el caos provocado por otras redes sociales y otorgarle la "libertad". Unthink se presenta como una "revolución social", que integra las funcionalidades de Facebook, Twitter y LinkedIn y convierte al usuario en "propietario de todo lo que publica".
La nueva red social, creada en abril del 2008 por Unthink Corporation, radicada en Tampa (Florida, Estados Unidos), ha estado cocinándose durante tres años en el horno de un grupo de techies rebeldes a los que no les gustaba la dirección que tomaban las redes sociales.
Unthink apela directamente al hartazgo de los usuarios por los continuos cambios en la política de privacidad de Facebook y les promete un espacio en el que poder compartir contenidos, sabiendo exactamente a quién revelan qué. En el mismo estilo que Google+, pero con una política de posicionamiento anti-Facebook mucho más agresiva.
De hecho, una vez dentro de la red -después de haber superado cinco pesados pasos de configuración-, Unthink tienta al usuario con una "valija de emancipación" (Emancipation suitcase) que le ofrece la posibilidad de migrar todos los contactos de Facebook de un clicazo. Si dejar la red de Mark Zuckerberg le parece demasiado drástico, también puede integrar a sus contactos de Gmail, Yahoo o MSN, entre otros servicios, clasificarlos en clusters (¡hacía falta otra palabreja diferente de círculos y listas!) y elegir si quiere seguirlos (follow), convertirlos en amigos (friend) o simplemente mantenerlos como contacto (connect). Hasta aquí, nada muy revolucionario.
Tampoco lo es el diseño. La plataforma se divide en diferentes esferas que integran un espacio público en el que se pueden publicar todo tipo de contenidos con enlaces, fotos o vídeos; un espacio social, otro que tiene que ver con el estilo de vida (Lifestyle) -que todavía no está disponible-, y un espacio profesional que se centra en las oportunidades de trabajo. Cada esfera puede tener un nivel de privacidad diferente, por supuesto.
Por defecto, el usuario empieza siguiendo a Kate, una guía para convertirse en Unthinker sin fallecer digitalmente en el intento. La "emancipación" cuesta. Tanto que, el día 26 de octubre, cuando se hizo pública la primera versión beta para escapar de las garras de Facebook, Unthink se cayó. Para pensar

Lanzan una nueva red social: se llama Nextdoor y busca conectar a los vecinos

¿Sabés el nombre de tu vecino? ¿A qué se dedica? ¿Qué hace los fines de semana? Salvo que seas una de esas personas bien chismosas (o informadas), la mayoría de la gente desconoce quién vive un piso más arriba. Para poner fin a esas relaciones frías y distantes, una empresa de Internet acaba de lanzar en Estados Unidos una red social que busca poner en contacto a los vecinos.
Nextdoor.com (que quiere decir literalmente la puerta de al lado, pero que se usa en inglés para referirse a los vecinos) se lanzó hoy como una versión digital de una plaza de pueblo, donde los vecinos se conocen y saben lo que les pasa a los que los rodean.
"Suceden cosas buenas cuando la gente conoce a sus vecinos", dijo el cofundador y director ejecutivo de Nextdoor, Nirav Tolia, al presentar la web.
Ser miembro de Nextdoor es gratuito. La única salvedad es que los usuarios deben verificar su identidad y probar que viven en el mundo real dentro de los límites del barrio en línea al que desean unirse.
"Cuando se tiene una dirección física, se tiene un alto nivel de confianza", dijo Tolia. "De esta manera se puede llegar a conocer a los vecinos y, más que nada, recuperar un sentido de comunidad".
Nextdoor fue probada de forma cerrada durante casi un año y ya se ha extendido a más de 175 barrios en 26 Estados del país.
"Nextdoor toma lo mejor de los medios de comunicación social, añade una cucharada de intimidad, y lo envuelve en una manta de privacidad y comodidad", dijo Anne Clauss, cuyo vecindario en Hamilton, Nueva York, tiene un lugar en la red.
El diseño web recuerda a la red social Facebook, pero las noticias se centran en temas locales que van desde películas en DVD que se regalan, mascotas perdidas o recomendaciones de niñeras o heladerías.
"Nextdoor es la versión virtual de las conversaciones en las puertas de años atrás", dijo Verlinda Henning, miembro de la versión online de su vecindario en Memphis, Tennessee.
En las páginas de Nextdoor hay mapas que muestran diseños de los barrios, con espacios verdes para los miembros y rojas para los no miembros. Los miembros pueden hacer clic en cualquier especio para ver quién vive allí y hacer que Nextdoor les envíe una postal de invitación.
"Esto es muy similar a Facebook, pero en realidad es la identidad barrial de cada uno", dijo Tolia.
"Hemos escuchado que los usuarios no quieren mezclar su vida social con la vida de su comunidad local... Quieren Facebook para sus amigos y familiares, y un barrio".
Según Tolia, Nextdoor es al vecindario lo que LinkedIn, una red social centrada en la carrera profesional de sus usuarios, es a las perspectivas de negocios y empleo.
"Necesitamos redes sociales específicas para los casos de uso específicos", dijo Tolia. "Si ponemos todo junto en una red social, va a ser abrumador".
La página web de Nextdoor no publica anuncios. La empresa busca atraer a los usuarios, confiando en que surgirán ingresos del trabajo con empresas locales.
Sólo aquellos con contraseñas pueden entrar en las páginas de un barrio virtual, y la información no puede hallarse en Google u otros motores de búsqueda, de acuerdo con Nextdoor.
"Nextdoor es diferente de otros sitios de redes ya que fue construido desde cero para ayudar a los vecinos a reunirse en un ambiente de confianza", dijo Bill Gurley de Benchmark Capital, que apoya el emprendimiento.
clarin.com