domingo, 16 de enero de 2011

«CityVille», el juego que arrasa en Facebook

Susana, de 26 años, lleva un mes enganchada a «CityVille». Dos, tres horas al día. En cuatro semanas ha llegado al nivel 48 del juego, que, por ahora, tiene un máximo de 60 escalones. Dice que ya ha levantado el pie del acelerador, y que solo dedica a esta mezcla de «FarmVille» y «Sim City» una media hora al día, «sobre todo porque mi novio se enfada mucho conmigo».
Susana estuvo meses en «la granja» («FarmVille»), el juego social incluido en el universo de Facebook, hasta que desapareció la adicción. «Lo dejé de lado. Al final aburre sembrar y recoger. Pero un día, hace un mes, vi que había un nuevo juego, “CityVille”, entré, y aquí estoy».
«CityVille» suma ya cien millones de usuarios, y casi duplica a «FarmVille», considerado en su momento un fenómeno inigualable. Si usted tiene una cuenta en Facebook, sabrá de qué estamos hablando: cada día llegaban decenas de invitaciones para sumarnos a la granja, las mismas que un día como hoy encontramos para apuntarnos a la causa de esta ciudad de píxeles, en la que recaudar alquileres en lugar de cosechar y plantar.
Susana dice que tiene no menos de 50 vecinos, muchos de los cuales proceden de la vieja plantación. Este es, por supuesto, el juego con más usuarios en Facebook, un fenómeno de masas odiado por muchos, pero tan seguido que provoca el máximo interés de los inversores. De las diez aplicaciones con más éxito en Facebook, seis son obra de Zynga, una empresa de San Francisco a la que cada vez vemos más en las páginas de economía de los periódicos. En los últimos meses ha comprado una decena de compañías para expandirse, entre ellas el navegador Flock. ¿Será Zynga la gran multinacional de los videojuegos?
El factor social
Belén, de 33 años, no ha caído en la tentación. Aunque estuvo a punto. «Lo empecé, pero me arrepentí no fuese a engancharme». Ella sigue con su granja. Lo mismo que Miguel, de 46 años, encantado con el escudo del Atlético de Madrid que se ha construido entre los surcos virtuales de «FarmVille».
En cualquier caso, la relación con los «vecinos» (el factor social) forma parte de su día a día. Ahí radica una buena parte del éxito de la aplicación: para crecer hay que ganar amigos, hay que implicarse, visitarles, ayudarles.
Por supuesto, alrededor de «CityVille» han crecido miles de páginas complementarias: trucos para avanzar más rápido, tipos de edificios que conviene comprar. El argot puede parecerle surrealista a los no iniciados, pero cien millones de usuarios en unas semanas de vida no es asunto baladí. En Silicon Valley y en Wall Street lo saben bien. ¿Saldrá Zynga a Bolsa? De momento, los expertos estiman que sus ingresos anuales rondan los 600/700 millones de dólares.
abc.es