jueves, 20 de enero de 2011

Afición al deporte... y al alcohol

Insultos, cánticos racistas, simbología nazi, violencia entre ultras... todo esto, desgraciadamente, forma parte de un domingo de fútbol cualquiera. Muchos fanáticos sólo necesitan sentir sus colores para convertirse en auténticas bestias, pero si además 'empinan el codo', el problema puede derivar en tragedia.
En España, está prohibido el consumo de alcohol en los estadios, pero siempre hay quien se salta los controles de seguridad con una petaca en el bolsillo o una bota de vino en la mochila. Dado que no es un secreto el consumo de alcohol en los encuentros deportivos, un equipo estadounidense ha decidido apostarse a las puertas de estadios de fútbol y pabellones de baloncesto al finalizar los partidos y realizar pruebas de alcoholemia a los seguidores.
Darin Erickson, de la Universidad de Minnesota (EEUU) y autor principal del trabajo, reconoce que "lograr que los aficionados participen en un ensayo en el que tienen que someterse a una prueba tras un partido no ha sido una tarea fácil. Logramos que 362 adultos se sometieran al test al finalizar 13 encuentros de béisbol y tres de fútbol. Se trata de un estudio preliminar, pero es el primero que mide el alcohol de los seguidores tras un evento deportivo profesional en EEUU".

Un 8%, borracho

Los hallazgos, publicados en el último 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research', constatan que un 40% dio positivo en el test y un 8% estaba realmente borracho.
Los seguidores menores de 35 años tenían nueve veces más posibilidades de superar los límites permitidos (0,08). Asimismo se detectó que aquéllos que más alcohol habían consumido habían tomado una media de seis copas en comparación con las tres de quienes estaban en un consumo medio y con las dos de quienes dieron negativo.
"Nuestra muestra puede ser pequeña, en parte por la dificultad anteriormente mencionada, pero asumimos que representa a las personas que acuden a los eventos profesionales. Esto significa que, como media, cerca de 5.000 asistentes a la Liga Nacional Fútbol abandonarían el encuentro con niveles de alcohol por encima de las tasas permitidas para conducir y estos son muchos individudos que pueden verse involucrados en accidentes de coches, vandalismo y otros incidentes", recuerdan los investigadores.

Futuros estudios

Erickson reconoce a ELMUNDO.es que considerando "la temporada completa de los cuatro principales deportes profesionales en los EEUU (fútbol, béisbol baloncesto y hockey), las cifras de personas intoxicadas por el alcohol pueden ser demasiado elevadas". Aunque en el futuro habrá que seguir indagando en las caracterísicas de los aficionados con mayores niveles de alcoholemia (en función de su edad, día de la semana del partido...).
Los autores reconocen que su trabajo tiene algunas limitaciones. "No fuimos capaces de evaluar los niveles de alcoholemia de los individuos menores de 21 años, por motivos legales. Es posible que sean distintas a las de otros grupos de edad", detallan. Pese a todo, "creemos que los elevados niveles encontrados en un porcentaje importante de los asistentes pueden ser una de las razones de los problemas que se producen antes y después de los eventos deportivos".
El investigador defiende la necesidad de "realizar cambios en las políticas de los estadios (poner límites a las bebidas alcohólicas o no vender a los que estén ebrios)". Adelanta, además, que llevarán a cabo más estudios "en los que incluyamos otros deportes y trataremos las posibles consecuencias negativas del consummo de alcohol, como accidentes automovilísticos o visitas a urgencias".
elmundo.es