lunes, 24 de enero de 2011

Fast food: límites para su publicidad

GINEBRA (Reuters).- Los gobiernos deben trabajar con la industria para restringir la publicidad de alimentos con alto contenido de sal, azúcar y grasas peligrosas destinada a los niños, para combatir así la epidemia de obesidad y otras enfermedades, dijeron ayer funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El pedido es parte de un intento por focalizarse en la lucha contra las enfermedades no contagiosas -como el cáncer, la diabetes, las cardiopatías y dolencias pulmonares-, que son una causa creciente de muerte prematura en los países pobres.
Las enfermedades no contagiosas serán el foco de las políticas de salud este año, según se estableció tras un debate de líderes de estado en la Asamblea General de Naciones Unidas, llevada a cabo en Nueva York en septiembre de 2010.
El comité ejecutivo de la OMS, reunido esta semana, ha estado debatiendo sobre cómo implementar lo definido por los líderes de Estado, y un paquete de nuevas recomendaciones para combatir el marketing de alimentos perjudiciales para los niños es parte de ese esfuerzo.
El doctor Timothy Armstrong, que dirige los esfuerzos de la OMS en la promoción de una alimentación saludable y educación física, dijo que las enfermedades no transmisibles representan actualmente el 90% de las muertes prematuras en los países de bajos y medianos ingresos, donde la obesidad es un problema cada vez mayor.
El reconocimiento de que la promoción de comida chatarra y bebidas ricas en sal, azúcar y grasas saturadas y trans puede alentar el consumo infantil de esos productos, y de que la publicidad también puede promover una dieta saludable, es lo que lleva a recomendar que los gobiernos trabajen junto con las compañías para restringir la publicidad apuntada al público infantil de alimentos poco saludables.
lanacion.com