miércoles, 19 de enero de 2011

Frutas y verduras protegen el corazón

Un gran estudio llevado a cabo en 10 países europeos confirma que el consumo de fruta y verdura reduce la mortalidad por enfermedad isquémica del corazón. Por cada ración diaria adicional de estos alimentos, el riesgo de sufrir un infarto se reduce un 5%, según sus resultados. Hasta un 15% en el caso de las mujeres.
"Toma mucha fruta, mucha fruta fresca...", cantaba un grupo musical de principios de los 90. Y es que varios estudios han confirmado que verduras y frutas son buenas para la salud y cuanta más cantidad se tome, mejor. Desde 2003, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la ingesta diaria de medio kilo de estos alimentos (unas cinco o seis porciones).
Pero la interpretación de la asociación entre el consumo de fruta y verdura y una mejor salud cardiovascular es "incierta", según los autores de este estudio, publicado en 'European Heart Journal' y en el que han participado también varios centros españoles. Por eso, lanzaron esta investigación en la que han contado con datos de 300.000 cuidadanos europeos reclutados entre 1992 y 2000.
En el momento en el que los participantes entraron en el estudio, rellenaron un amplio cuestionario acerca de sus hábitos alimenticios (fruta, fibra, grasas...), actividad física y factores de riesgo cardiovascular (tabaco, índice de masa corporal, hipertensión, diabetes...). El seguimiento se realizó durante una media de 8,4 años, tiempo durante el cual fallecieron 1.636 personas por patología isquémica del corazón.

España, en donde más fruta se consume

Los participantes que incorporaban más frutas y verduras a su dieta eran ligeramente mayores, con un índice de masa corporal superior, una mayor ingesta de energía total, menos bebedores, fumadores y deportistas y con la tensión más baja. Por países, los grandes comedores de fruta fueron los del mediterráneo (España, Italia y Grecia), en donde la media superaba las seis raciones diarias.
Los resultados del estudio confirman lo que ya se sabía: que cuanto más rica sea la dieta en frutas y verduras, menor es la mortalidad por un infarto de miocardio. Por cada ración adicional diaria de estos alimentos, el riesgo de fallecer por estas causas descendía un 5%. En mujeres, esta reducción alcanzaba el 15%.
"Existe una vieja hipótesis que señala que varios micronutrientes antioxidantes presentes en frutas y verduras disminuyen el riesgo de enfermedad cardiaca reduciendo el riesgo de aterosclerosis provocado por el daño oxidativo", explican los autores, "aunque varios ensayos clínicos realizados con estos nutrientes no han podido constatarlo".
"Debemos ser cautelosos a la hora de interpretar estos resultados porque no estamos seguros de si esta asociación entre frutas, vegetales y enfermedad isquémica del corazón se debe a algún otro componente de la dieta o al estilo de vida", ha señalado la principal investigadora, Francesca Crowe, de la Unidad de Epidemiología del Cáncer de la Universidad de Oxford (Reino Unido).
elmundo.es