sábado, 26 de junio de 2010

Contra la deserción escolar en Córdoba capital: Agua bendita en el aula

Por Orlando Andrada
Para LA NACION
CORDOBA.- Un particular modo de luchar contra la deserción encontró la mujer del intendente Daniel Giacomino: reparte agua bendita entre las directoras de los colegios del municipio.
"Les mando un poco de agua bendita y les digo que recen, que se encomienden a Dios", explica Gabriela Almagro, que ejerce el cargo de directora general de Escuelas de la Municipalidad. Entre otros temas, las directoras le plantean el de la deserción escolar.
Almagro, que se sumó a la gestión de su marido en diciembre del año pasado, es una persona de temperamento e influyente en los asuntos de gobierno, según confían allegados a la gestión.
Una hermana de Almagro ya había asumido antes como secretaria de Salud Pública municipal. Después, cuando la mujer de Giacomino fue designada, defendió su nombramiento y señaló que más que cónyuge, había sido compañera de militancia del intendente. También se manifestó conocedora de los problemas de las 38 escuelas de la Municipalidad, ubicadas en barrios marginales de la ciudad, a las que acuden chicos de familias de escasos recursos.
En ese sentido, Almagro hace hincapié en los serios problemas que tienen los chicos para asistir a la escuela y aprender. Así, por un canal de televisión por cable, Almagro hizo la revelación sobre su singular método.
"A mí me pasan situaciones duras. Cuando viene una directora de escuela y me plantea que tiene equis cantidad de niños que no van a la escuela porque están viviendo situaciones particulares en la casa por cuestiones del matrimonio, por ejemplo, yo la ayudo desde la gestión en lo que puedo", expresó.
"Ahora, en lo espiritual, primero les pregunto si son creyentes o católicos. Si me dicen que sí, les mando un poco de agua bendita, les digo que recen y que se encomienden a Dios para que les ayude. En mi casa tengo un dispenser de agua bendita", confesó frente a las cámaras.
Almagro se declara católica apostólica y fue integrante de la Pastoral Social de su barrio.
En esa línea, reveló que exhorta a rezar a sus empleados. "La hago rezar a mi gente de confianza y lo hacemos cotidianamente, aunque suene ridículo. En mi oficina tengo agua bendita", señaló.
lanacion.com