miércoles, 23 de junio de 2010

Las camisetas ajustadas, la última moda mundialista

JOHANNESBURGO (DPA).- Con los ojos de todo el globo centrados en Sudáfrica, el silbato inicial de la Copa del Mundo puso también en marcha el desfile de la moda mundialista, marcado este año por una tendencia generalizada: cuanto más ajustado, mejor.
Bíceps y abdominales cada vez más marcados bajo estrechas camisetas con algo retro y otro poco futurista son también parte de las "postales" de este Mundial, en el que los jugadores quieren que su juego no sea lo único que llama la atención en la cancha.
La firma alemana Adidas ofreció por eso a sus equipos un corte clásico de camiseta, junto con el modelo Techfit , mucho más estrecho, inspirado en realidad en su línea de ropa interior.
"Los jugadores pueden elegir entre los dos modelos. Así respondemos mejor a sus deseos individuales", explicó la empresa.
Pero las camisetas "modelo salchicha", como las describió un diario alemán, buscan algo más que aumentar las ganancias y fomentar el amor futbolístico del público femenino: también apuntan a mejorar el rendimiento de los jugadores. Se supone que los modelos aerodinámicos mejoran la velocidad y la fuerza.
La firma Puma apostó por atraer la atención con estrellas, leones y águilas en sus modelos. Y es que junto con lo ceñido, en los estadios de Sudáfrica también hace furor cualquier referente simbólico.
Los estadounidenses, por su parte, sorprendieron en el empate ante Eslovenia con una ancha franja blanca diagonal que cruzaba el azul oscuro de la camiseta.
El arquero de Ghana, Richard Kingson, alternó entre conjuntos de un modesto lila y otros en tonos tierra. El brasileño Julio César no quiso ser menos innovador: en el partido contra Costa de Marfil llevó unas calzas negras largas bajo sus pantalones grises.
El norcoreano Ri Myong-guk voló de una esquina a otra del arco en el 7 a 0 que le endosó Portugal ataviado con un pantalón de handball estilo años 80. Y el alemán Manuel Neuer encandiló a los delanteros serbios enfundado, de pies a cabeza, con un furioso amarillo canario.
Tampoco faltaron guiños a otros deportes. La elección de Nueva Zelanda recordó al conjunto de la selección de rugby, los poderosos All Blacks, mientras que los ingleses se presentaron con un camiseta estilo polo más bien cercana al cricket.
Los que no quisieron saber nada de alta tecnología y cortes de moda fueron los norcoreanos: la hermética selección del país comunista llegó a Sudáfrica con una camiseta pedida por Internet, que costó un total de 500 euros para todo el equipo.

lanacion.com