sábado, 26 de junio de 2010

Cirugías de tórax menos invasivas

Sebastián A. Ríos
LA NACION
Nacida originalmente como procedimiento diagnóstico, la llamada videotoracoscopia, que permite acceder al interior de la cavidad torácica, ha dado un gran salto hacia el terreno de lo terapéutico y en la actualidad es utilizada para un número cada vez mayor de indicaciones, que van del tratamiento quirúrgico de ciertas dolencias cardíacas, como la fibrilación auricular, hasta complejos procedimientos, como los que demandan la realización de un trasplante de pulmón.
"En nuestro centro estamos haciendo, mediante videotoracoscopia, entre el 60 y el 70% de los procedimientos, ya que nos permite realizar incisiones más pequeñas, lo que a su vez trae numerosos beneficios para los pacientes: menos dolor posoperatorio y recuperación más rápida, lo que permite que la persona se reintegre antes a su vida laboral; asimismo, ofrece mejores resultados estéticos", dijo a LA NACION el doctor Alejandro Bertolotti, jefe del Servicio de Cirugía Torácica General de la Fundación Favaloro.
En contraposición a la clásica cirugía abierta de tórax, que requiere efectuar una incisión de considerables dimensiones, la videotoracoscopia se realiza mediante pequeñas incisiones, a través de las cuales se introduce una diminuta cámara y un instrumental especial igualmente pequeño.
Cuestión de tamaño
La videotoracoscopia incluso es asociada hoy a cirugías abiertas para la realización de procedimientos muy complejos, que tradicionalmente requerían incisiones muy extensas.
"En trasplante de pulmón, cuando antes debíamos realizar incisiones de entre 30 y 40 centímetros, la videotoracoscopia ha permitido reducir a 10 centímetros la incisión, lo que es suficiente para introducir el órgano que se trasplanta", dijo, a modo de ejemplo, el doctor Bertolotti, que también es subjefe de Trasplante Intratorácico de la Fundación Favaloro, refiriéndose a uno de los más extensos procedimientos que se realizan en el tórax.
El avance de la videotoracoscopia por sobre la tradicional cirugía abierta ha sido posible en gran medida gracias a distintos avances tecnológicos, relacionados con el instrumental quirúrgico.
"El más importante ha sido el de las suturas mecánicas -opinó el cirujano-. Estos son instrumentos que permiten realizar en forma mecánica el corte y la sutura de distintas estructuras internas, como, por ejemplo, las arterias o el tejido pulmonar. Son incluso mucho más seguras que la mano del cirujano, y realizan los cortes y las suturas en segundos, lo que permite acortar los tiempos quirúrgicos."
Esos avances son los que han permitido ampliar las indicaciones terapéuticas de la videotoracoscopia, tecnología que hoy se aplica en los trasplantes de pulmón y en las cirugías de la fibrilación auricular, así como también en las resecciones de tumores pulmonares, en el tratamiento quirúrgico de la hiperhidrosis axilar (sudoración excesiva), entre otras.
Al mismo tiempo, se ha ampliado el alcance de su uso, ya que hoy se opera de esta forma dentro del espacio pleural, de la tráquea, de la pared torácica, del mediastino y del esófago.

lanacion.com