sábado, 26 de junio de 2010

La falta de prevención resta 15 años de vida

Con medidas sencillas, como ingerir menos sal o caminar 30 minutos por día, se evitaría que una persona de mediana edad que fuma, es hipertensa y tiene colesterol alto, por ejemplo, viva hasta 15 años menos.
Así lo demuestra la primera cuantificación local del impacto de las enfermedades cardiovasculares en la calidad de vida de los adultos. Según el trabajo, coordinado por el Centro de Excelencia en Salud Cardiovascular para el Cono Sur y el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), en un año se pierden 600.000 años de vida saludable por enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares (ACV).
Los años de vida saludable (avisa) son una medida del impacto que tiene una enfermedad en una población; el indicador combina los años perdidos por muerte prematura y los vividos con una discapacidad de cierta gravedad y duración. Aquí, representan el 20% de la carga de enfermedad por todas las causas y un gasto extra de casi 520 millones de dólares anuales. Es decir: si se evitara perder esos 600.000 años, habría 20% menos de muerte y discapacidad por infarto, ACV, angina inestable o insuficiencia cardíaca.
"La mayor parte de la carga de enfermedad en el país está relacionada con factores de riesgo evitables -dijo ayer Adolfo Rubinstein, director general del IECS-. Se podría reducir con intervenciones que ya demostraron ser efectivas y accesibles." En el estudio, publicado en la Revista Panamericana de Salud Pública , participaron el Programa de Prevención del Infarto, el Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada de la UNLP, y el Servicio de Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Italiano. Fue financiado por el Ministerio de Salud.
lanacion.com