domingo, 29 de enero de 2012

La primera 'capa' que hace invisibles objetos en 3-D

Microondas bloqueadas y diseminadas por la envoltura (cuadrado). | Alu
El sueño de invisibilidad de H.G. Wells está un poco más cerca. En la novela del escritor británico 'El hombre invisible' (1897), que llevaría a la gran pantalla en 1933 el cineasta James Whale bajo el mismo nombre, un científico llamado Griffin descubre cómo lograr que el índice de refracción del cuerpo humano coincida con el del aire de manera que la luz no se refleja en él y lo hace invisible.
Griffin pone en práctica su planteamiento teórico consigo mismo y se convierte en el hombre invisible. En la novela, el investigador no consigue revertir el experimento y termina atormentdo por su propio descubrimiento.
Ahora, un grupo de investigadores de EEUU ha logrado acercar a la realidad el relato de ciencia ficción de Wells. Los investigadores han creado por primera vez una envoltura capaz de hacer invisible desde cualquier ángulo un objeto en tres dimensiones.
El trabajo, que ha sido publicado en la revista 'New Journal of Physics', se ha realizado utilizando un método conocido como "ocultamiento plasmónico" para ocultar un tubo cilíndrico de 18 centímetros. Pero, de momento, la demostración sólo funciona para ondas en la región de las microondas del espectro electromagnético. Aún habrá que esperar para comprobar cómo una capa mágica convierte en invisible a quien la porte.

Dispersan la luz y evitan que sea visible

Algunos de los avances más recientes en el campo del camuflaje mediante ocultamiento se han centrado en el uso de metamateriales basados en la transformación. Estos materiales artificiales no son homogéneos y tienen la capacidad de curvar la luz alrededor de los objetos. Sin embargo, este nuevo enfoque utiliza un tipo diferente de material artificial: los metamateriales plasmónicos.
Cuando la luz golpea un objeto, ésta rebota en su superficie hacia otra dirección. La razón por la que vemos los objetos se debe a que los rayos de luz rebotan desde los materiales hasta nuestros ojos y estos son capaces de procesar esta información. Debido a sus propiedades únicas, los metamateriales plasmónicos tienen un efecto de dispersión, frente al efecto común de los materiales de uso cotidiano.
"Cuando los campos dispersos de la envoltura interfieren con los del objeto, se anulan el uno al otro y el efecto general es la transparencia y la invisibilidad desde todos los ángulos de observación", explica Andrea Alu, científico del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computacional de la Universidad de Austin (Texas, EEUU) y autor principal de la investigación.
"Ocultar pequeños objetos puede ser muy interesante para una variedad de aplicaciones", dice Alu. "Por ejemplo, actualmente estamos investigando la aplicación de estos conceptos para evitar que se sean visibles las puntas del microscopio a frecuencias ópticas. Esto puede beneficiar en gran medida las medidas biomédicas y ópticas", continua Andrea Alu.
En el futuro, uno de los retos clave para los investigadores será el de demostrar la ocultación de un objeto 3D usando la luz visible.
elmundo.es