sábado, 14 de enero de 2012

Investigan la falsificación de los beneficios del vino tinto

El Mundo
La Universidad de Connecticut (EEUU) está estudiando una acusación por fraude científico contra Dipak K. Das, uno de los investigadores que apuesta por los beneficios del vino tinto sobre la salud y así lo refleja en 26 artículos publicados en 11 revistas especializadas.
Sus estudios, basados en animales en laboratorios, relatan los efectos positivos del resveratrol, un compuesto antioxidante del vino tinto que parece poseer bondades rejuvenecedoras. La propia Universidad de Connecticut promovió un proyecto para que este investigador desarrollara su estudio sobre dicho componente.
Si la acusación fuera verificada, según señala 'The New York Times', más que afectar a la investigación sobre dicho componente haría reflexionar sobre cómo se reparten las subvenciones destinadas al desarrollo de trabajos científicos. Una de las quejas más comunes de los investigadores se centra en lo difícil que resulta conseguir este tipo de ayudas, aun tratándose de un trabajo de alta calidad. Sin embargo, a Das se le concedió apoyo económico . Ahora que es sospechoso de fraude, la universidad estadounidense afirma que "ha decidido no aceptar los 890.000 dólares (unos 697.618 euros) del gobierno federal" destinados a este proyecto.
La agencia que concedió los fondos fue Instituto Nacional de Corazón, Pulmón y Sangre. Su portavoz, Renate Myles, en respuesta a la acusación, explicó que la mala conducta científica "puede no detectarse durante un tiempo, incluso teniendo los sistemas más rigurosos de revisión y control".
Según la universidad, una denuncia anónima sobre posibles irregularidades llevó a la apertura de una investigación sobre el trabajo de Das. Un comité examinador encabezado por el doctor Kent Morest, de la Universidad de Connecticut, estudió el caso y elaboró un informe de 60.000 páginas que fue expedido por la Oficina de Integridad de Investigación, una agencia federal que investiga los posibles fraudes de los investigadores que reciben subvenciones del gobierno.
Según el resumen de dicho documento, los artículos de investigación publicados por Das incluían 145 datos inventados o falsificados. Por esta razón, están siendo investigados también varios miembros de este laboratorio que podrían estar implicados, tal y como apunta el informe. Hasta el momento, hay reacciones de los sospechosos. Así lo recoge el periódico digital estadounidense, que asegura que Das aún no ha respondido, ni por teléfono ni por e-mail, a la Universidad de Connecticut.
Por su parte, los responsables del centro han avisado de la situación y han enviado una copia de su informe a las 11 revistas científicas que publicaron los artículos de Das, entre ellas, 'Antioxidants & Redox Signaling' y 'Journal of Agriculture and Food Chemistry'.
elmundo.es