domingo, 22 de enero de 2012

Diez yuyos para el botiquín

Formada por el doctor Alonso y Hugo Goldberg, la licenciada en Nutrición Susana Zurschmitten, autora del libro Sanarnos con la alimentación, combina la fitomedicina con terapias complementarias para diseñar las dietas de sus pacientes. "Aplico las hierbas en los aspectos que puedan apoyar un plan de alimentación adecuado a una determinada patología", señala. A su criterio, las diez plantitas infaltables.
1 Manzanilla
Matricaria recutita L (chamomilla)
Relajante, previene la formación de gases. Se la utiliza para la gastritis, las úlceras, los nervios y el meteorismo. Se consumen sus flores en infusión.
2 Melisa
Melissa officinalis L (toronjil)
Digestiva, ansiolítica, antiespasmódica, se la utiliza para la gastritis, el insomnio y los trastornos de ansiedad. Hojas y flores se toman en infusión o gotas de tintura madre. Está contraindicada para el embarazo y durante el período de lactancia, así como en extracto seco para el hipotiroidismo.
3 Hinojo
Foeniculum vulgare
Ayuda en la digestión, la motilidad gástrica y es antiparasitario. Se usan sus frutos, la raíz y, ocasionalmente, las hojas en tintura madre.
4 Jengibre
Se consigue en la mayoría de las verdulerías. Alivia las náuseas, los vómitos y los gases, inhibe la tos y abre las vías respiratorias superiores. Está contraindicado para la gastritis y la úlcera. Se pela un pedacito de raíz y se cocina en agua hirviendo unos minutos.
5 Passiflora
Passiflora incarnata (maracuyá-mburucuyá)
Reguladora del sueño y el insomnio, ansiolítica, disminuye la tensión, la irritablidad, la hiperactividad mental y el pánico. Como analgésica, sirve para los dolores de muela, cabeza y menstruación. También se usa en casos de asma, palpitaciones, hipertensión, pero básicamente para dormir mejor. Se utilizan las hojas, tallos y flores, y se consume en gotas homeopáticas y tintura madre.
6 Alcachofa
Cynara scolymus 
(alcaucil)
Quién no recuerda el olor a alcaucil de un tradicional remedio para el hígado. Aumenta el flujo biliar y sus hojas se preparan en infusión durante tres minutos aproximadamente. Se calcula una cucharadita de té por taza. Cuando una hoja se infusiona, se deja reposar con el recipiente tapado. Pueden beberse tres tazas diarias. Perfecta para malestares hepáticos o digestiones tormentosas. Si no le gusta su amargor, se consigue tintura madre (25 gotas antes de las comidas o un comprimido). Las abuelas sugerían no comer alcauciles por el sabor de la leche durante la lactancia., pero no siempre tienen razón.
7 Cola de caballo
Equisetum arvense
Contiene minerales, sobre todo sílice. Util en casos de osteoporosis. Sirve como diurético, para el reuma y el síndrome premenstrual.
Para usarla hay que hervirla durante 30 minutos en agua (una cucharadita cada 100 cc). Si tomamos tres o cuatro tazas diarias logramos el requerimiento diario de sílice (30 mg). Se usan solamente los tallos y está contraindicada durante el embarazo.
8 Ambay
Cecropia adenopus
Las hojas tienen acción antiasmática, antiespasmódica y expectorante. La corteza es antitusiva y astringente. Ambas partes de la planta se preparan en agua hirviendo. También viene como jarabe y en tintura madre.
9 Diente de León
Taraxacum officinale (amargón, achicoria)
Excelente digestivo y diurético, mejora el funcionamiento del hígado y el páncreas. Se usan las hojas y el tallo subterráneo o rizoma. Se hierve unos minutos (una cucharadita de té por taza).
10 Menta
Menta por piperita o hierbabuena
Posee efectos antiespasmódicos, mejora la digestión y se sugiere para personas con colon irritable o cólicos intestinales, así como para disminuir el apetito. Sus hojas y flores se beben en infusión después de las comidas.
lanacion.com