miércoles, 11 de enero de 2012

Esperanza contra la infertilidad: crearon semen artificial en ratones

Los espermatozoides podrían llegar a producirse directamente en el laboratorio. Al menos, es el resultado de un experimento en ratones, que fue llevado a cabo por científicos de la Universidad Muenster de Alemania, y replicado por otros de la Universidad Ben-Gurion, en Israel.
A partir de células germinales (no diferenciadas), los investigadores crearon un ambiente similar al de los testículos y pudieron producir espermatozoides en ratones. Luego, corroboraron que los espermatozoides estaban sanos y que tenían una estructura similar a las células sexuales de un ratón.
La investigación fue publicada en la revista Asian Journal of Andrology . Según uno de los coautores, Mahmoud Huleihel, de la universidad israelí, los espermatozoides cultivados en el laboratorio podrían ayudar potencialmente a hombres con infertilidad. En lugar de usar un donante de semen, la nueva técnica podría utilizarse para tomar células del testículo del hombre afectado por infertilidad para llevarlas al laboratorio y producir los espermatozoides. De esta manera, el hombre no renunciaría a ser el padre biológico del hijo.
Consultado por Clarín , el especialista Jorge Blaquier, director del centro Fertilab, consideró que “esta nueva metodología permitiría conservar material testicular, por ejemplo de un niño prepuber que será sometido a quimioterapia o radio terapia con gran posibilidad de perder su fertilidad, y usarlo, ya adulto, para lograr espermatozoides y darle posibilidad de fertilidad”.
El mismo escenario –resaltó Blaquier– “se puede dar en el joven en iguales circunstancias y que además es azoospérmico y no puede conservar semen. Una tercera utilización sería en el adulto con bloqueo de la espermatogénesis (porque se detiene la diferenciación en algún paso) y no hay espermatozoides”.
Aunque también advirtió que el trabajo se hizo con ratones “y hay una gran diferencia con el humano”. Por ejemplo en ratón y en otras especies se han conseguido espermatozoides por diversas técnicas, que no resultaron exitosas en seres humanos.
clarin.com