miércoles, 28 de julio de 2010

UN CIEGO DIRIGE UNA PELICULA EN BRASIL

SAO PAULO,(ANSA) - Cuando en 1996 el filme "Corazón Valiente", con Mel Gibson, ganó el Oscar a la Mejor Película, el brasileño José Joao Antunes, actor, se quedó ciego.
Catorce años después, Antunes se convirtió en el primer director de cine ciego del mundo: está rodando "Una Vela para Dios y otra para Beto", que se presentará a fin de año en el Festival de Cine de Brasilia.
Antunes, brasileño de 44 años, logra dirigir por su memoria de imágenes que guardó hasta 1996, por los sonidos que percibe y por su bastón, de 1,30 metros.
"El bastón es mi mejor compañero. Con él puedo tener noción del espacio, puedo percibir incluso el eco, la distancia entre la cámara y el actor", comentó en una entrevista con ANSA.
"Es una película de bajísimo presupuesto, con financiamiento de Petrobras", dijo a ANSA Claudio Luiz de Oliveira, productor general y director de fotografía junto a Marcelo Cunha. De Oliveira y Cunha son los "ojos" de Antunes.
"José Joao quería realizar su sueño y lo estamos haciendo juntos", dijo De Oliveira.
La película es una comedia romántica que cuenta la historia de un hijo de un banquero millonario que se niega a recibir la herencia de su padre por causa del budismo que practica y al mismo tiempo es presionado por su novia, que se desespera ante la gran oportunidad económica de su vida e intenta convencerlo de aceptar el dinero. DFB
ansa.it