jueves, 13 de enero de 2011

Aseguran que es un mito la célebre panza cervecera

Rubia, negra, roja, las hay de varios estilos, pero lo cierto es que comúnmente se dice que todas ellas son las culpables de la famosa “pancita de cerveza”. Sin embargo, un estudio del Colegio Oficial de Médicos de Asturias, al norte de España, reveló que un consumo moderado de esta bebida, de hasta medio litro diario, asociado a una dieta como la mediterránea, no engorda y reduce el riesgo de diabetes e hipertensión.
Los médicos Ramón Estruch, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic, y Rosa Lamuela, del departamento de Bromatología y Nutrición de la Universidad de Barcelona, miembros del equipo de investigación, aseguraron que el estudio demuestra que la cerveza bebida con moderación no provoca aumento de la masa corporal ni acumulación de grasa en la cintura.
El ensayo, realizado sobre una muestra de 1249 participantes, hombres y mujeres mayores de 57 años que por la edad tienen un mayor riesgo cardiovascular, ha confirmado la hipótesis de que la cerveza es saludable, según sus autores.
Las personas que participaron del estudio se alimentaron con una dieta mediterránea acompañada por cerveza en cantidades de entre un cuarto y medio litro por día, y “no sólo no han engordado, sino que en algunos casos han bajado de peso”, indicaron los científicos.
La dosis recomendada por los médicos es de dos vasos diarios para las mujeres y de tres para los hombres, con comidas equilibradas y siempre que las personas realicen una vida normal, con algo de ejercicio. Señalaron que el modelo de hombres o mujeres con vientres sobredimensionados es propio de la cultura anglosajona, donde se ingieren grandes cantidades de cerveza y comida rica en grasas saturadas con una actividad física casi nula.
Los especialistas destacaron las propiedades saludables de esta bebida, que aporta ácido fólico, vitaminas, hierro y calcio y un efecto “protector” sobre el sistema cardiovascular. “Los bebedores de cantidades ‘normales’ de cerveza presentan una menor incidencia de diabetes e hipertensión, y un índice de masa corporal inferior”, destacó la doctora Lamuela.
elargentino.com