lunes, 10 de enero de 2011

Limpia tus pantallas con los filtros de café

Con el paso del tiempo y aunque tengamos más cuidado que Michael Jackson con los gérmenes, está claro que no podemos parar lo inevitable, en algún momento nuestras pantallas se ensuciarán, llenarán de polvo, sufrirán los abusos digitales de personas con escasa percepción de la profundidad, los ataques indiscriminados de perdigones salivares o lo que cada vez es más común, las penurias de nuestra vida sedentaria en forma de manchas de bebida, comida o…
En cualquier caso tenemos que estar preparados para que en algún momento la “neblina” que oculta los verdaderos colores de nuestra tele o monitor tiene que desaparecer. Un momento a veces dramático que gracias a un elemento de uso común se hará mucho más llevadero.
Al parecer los filtros de café, además de soportes improvisados para madalenas, pueden usarse para limpiar pantallas mucho mejor que el típico papel higiénico y sucedáneos que buscamos por la casa.
Además de no dejar restos de fibras, son perfectos ya que atrapan el polvo con facilidad y eliminan la estática residual para que siga siendo un imán para el mismo. Si a esto le juntamos que su forma onduladas ayuda a eliminar algunas de las manchas más resistentes, nos encontramos con un sistema perfecto al que podemos añadirle agua para los casos más graves.
Puede que cuando la compraste viniera con un trapito, pero las probabilidades de que no lo hayas perdido son escasas así que empieza a saquear filtros de la máquina de café y para no seguir sufriendo replantéate proteger tu pantalla como las tapas en las cafeterías.— Dani Burón
gizmodo.com