jueves, 13 de enero de 2011

Cuando el tamaño no importa

Sacarle una cabeza a tu pareja no es de lo más elegante, pero tampoco tiene por qué ser siempre un problema; mirá estos célebres casos de mujeres que lo llevan... ¡con altura!







Carla Bruni y Nicolas Sarkozy

La pareja del presidente francés y la cantante se consolidó en un suspiro. En cuatro meses, él se divorció y, en enero de 2008, se casaron. Mucho se habló del flechazo y de la fogosidad (Carla contó que llegaron tarde a citas de Estado por tener sexo). Pero lo que más se comenta es ¡la diferencia de estatura! Carla, ex modelo, mide 1,76 y usa chatitas, incluso con vestuario formal; Sarkozy (1,68) usa tacos para ganar centímetros. Como ella es una lady, en escaleras posa debajo de su marido y al caminar, se mantiene pasitos atrás para no delatarlo.

Katie Holmes y Tom Cruise

Tom es uno de los tops de Hollywood: cotización récord, éxito de taquilla, galán irresistible, algo que no llega a empañar su baja estatura (araña el metro 70). En el cine, gracias a trucos en el rodaje, lo emparejan con sus compañeras de ficción. En la realidad, es difícil disimular los centímetros que le lleva su mujer, Katie Holmes, que mide 1,75; ni hablar de su ex, Nicole Kidman (¡de 1,79!), que volvió a usar tacos una vez divorciada. Parece que Tom detesta los stilettos y hace lobby para que Katie los evite.

Sophie Dahl y Jamie Cullum

El jazzero británico dio el batacazo en 2003, cuando firmó contrato por un millón de libras con Verve, sello top del jazz. Se convirtió en un mimado del género y, en 2007, volvió a sorprender cuando empezó a salir con Sophie Dahl, pionera de las modelos de belleza real. Parecían agua y aceite: él, menudito y con 1,60; ella, talle 44 y con 1,82. Muchos pensaron que el amor no duraría, pero se equivocaron. Este año se casaron. En público, se muestran muy enamorados y sin complejos por las diferencias.

Penny Lancaster y Rod Stewart

El gran Rod se mantiene "por siempre joven". Desde hace décadas, es sinónimo de rock y sex appeal. Tuvo muchas novias, pero con Penny Lancaster sentó cabeza. De hecho, en su tercer aniversario de casados, confirmaron que esperan su segundo hijo (el séptimo de él) para 2011. Lo suyo no es que sea petiso sino que su mujer es muy alta: él mide 1,78 y ella, 1,85. Sin embargo, tampoco es un problema, a Rod las diferencias no lo alteran. Pero eso sí, como es coqueto, mantiene su peinado con pelo parado, un inocente truquito para ganar centímetros.
Pamela Racine y Elijah Wood

Aún no cumplió 30 años y ya es una estrella. Debutó de niño y se hizo famoso con El señor de los anillos. Elijah, con sus 1,68, fue el candidato perfecto para hacer de Frodo en los filmes de Peter Jackson. Desde entonces, salió con varias famosas, entre ellas, la actriz Bijou Phillips, pero hace años que su novia es la percusionista Pamela Racine. Cuando visten sport, la diferencia es de 3 centímetros, pero en la alfombra roja el contraste es inocultable. Como ella es una chica "indie", usa chatas en las premières. Elijah... ¡feliz!

Carey Lowell y Richard Gere

¿Quién no se enamoró del millonario sentimental de Mujer bonita? Todas soñamos con ser Vivian Ward, la afortunada que conquista al Edward Lewis interpretado por Richard Gere. Fuera del set, Gere se casó con Cindy Crawford, se volvió un referente del budismo y en 2002 se unió a la ex modelo y actriz Carey Lowell, con quien tuvo un hijo. No es justo definirlo como el "perfecto bajito", pero lo cierto es que su actual mujer le saca varios centímetros, en especial cuando visten dress code. Como buen budista, lo toma con calma tibetana y sin alterar su paz interior.

Emmanuelle Seigner y Roman Polanski

La estatura artística del director polaco Roman Polanski lo ubica entre genios del cine. Pero si de su estatura física se trata, Polanski integra el grupo opuesto, con sus 1,65. Igual, esto no limitó sus conquistas, siempre se rodeó de bellas (y altas) mujeres. Su tercera esposa, la escultural actriz francesa Emmanuelle Seigner, le saca 8 centímetros, con sus 1,73. Además de la diferencia de altura, hay una gran diferencia de edad entre ellos (¡33 años!). Pero ya llevan juntos más de dos décadas y tienen dos hijos.

Carlo Ponti y Sofia Loren

En uno de sus primeros castings, puerta de ingreso para convertirse en uno de los monstruos sagrados del cine, Sofía Loren conoció al famoso productor Carlo Ponti. Ella tenía 17 años. El flechazo fue inmediato y resistió las adversidades. Es que Ponti le llevaba 22 años y estaba casado. Cuando, después de mucho tiempo, formalizaron, la boda fue anulada. Volvieron a casarse, exitosamente, más tarde. Vivieron medio siglo de amor y tuvieron dos hijos. Eran almas gemelas, con cuerpos opuestos. Sofía le llevaba una cabeza, pero eso no fue motivo de discordia.

Por Alejandra Peñalva
revistaohlala.com