miércoles, 28 de abril de 2010

El 20% dice que el trabajo le causa problemas de salud

Fabiola Czubaj
LA NACION
A por lo menos 686.000 empleados de empresas privadas del país el trabajo les causó algún problema de salud. Y no se trata de accidentes, sino de secuelas por deficiencias en el ambiente laboral, como la presión cada vez mayor para cumplir con las tareas habituales, las posturas forzadas o los movimientos repetitivos, entre otros.
"El 20% de los trabajadores dice que el trabajo tiene efectos en su salud, como desórdenes musculoesqueléticos, alergias, trastornos cardiovasculares, agotamiento y hasta depresión", señaló ayer la doctora Cecilia Cornelio, experta en epidemiología e investigadora de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.
Junto con el profesor Fabián Berhó, investigador de la Subsecretaría de Programación Técnica y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo, Cornelio presentó los resultados preliminares de la I Encuesta Nacional a Trabajadores. Fue durante una videoconferencia con seis ciudades del país desde el salón de actos del edificio del Banco Nación.
La encuesta, que los equipos de ambos especialistas realizaron entre octubre y noviembre del año pasado, incluyó una muestra representativa de los 3.432.653 empleados registrados en empresas privadas del país. "Relevamos a un total de 7195 trabajadores, para lo que visitamos 1516 empresas de más de cinco trabajadores", precisó Berhó.
Para Cornelio, "es una muestra generosa para construir indicadores laborales confiables, que den cuenta de los distintos problemas. La medición de las condiciones de salud y del ambiente es, según lo muestra la investigación laboral en países más a la vanguardia que nosotros, un predictor muy útil de la salud de la población de las empresas".
Deficiencias
El ruido permanente o intermitente, las vibraciones, distintas fuentes de radiación y las sustancias químicas fueron las principales condiciones adversas en el lugar de trabajo que identificaron los encuestados durante la entrevista en la empresa con los investigadores y sin la presencia de personal jerárquico.
Además, no escapó el cada vez mayor esfuerzo psíquico/mental y físico necesario para realizar las tareas habituales. Ni, especialmente, las presiones y las agresiones de parte de jefes o compañeros de trabajo, y hasta las amenazas de despido, y el acoso sexual o moral que sufrió casi el 30% de los trabajadores (ver infografía), en especial las mujeres.
La encuesta detectó también que los accidentes aumentan cuanto mayor es la carga mental de las tareas. Esto, indicó Cornelio, es un cambio que se está dando en el mundo laboral global. De hecho, el 80% de los que perciben que el trabajo les afecta la salud reconoce cuáles son los factores de riesgo del que trata de protegerse a diario en el ambiente laboral. Principalmente la carga psíquica (26%) debido a una exigencia de atención cada vez mayor y la demanda de realizar varias tareas simultáneas, más complejas y repetitivas, sobre todo en una postura estática (el 44% trabaja sentado).
El 20% restante directamente sufre las secuelas en su salud de esas exigencias cotidianas. Las más comunes son los trastornos musculoesqueléticos (dolores y lesiones articulares), respiratorios y cardiovasculares (hipertensión, entre otros), las alergias y el estrés excesivo que genera agotamiento y hasta depresión.
"La mayoría padece alta carga psíquica/mental y con menor esfuerzo físico. Pero que el 60% realice movimientos repetitivos, por ejemplo, es importante para incluir la ergonomía como un requerimiento de las condiciones de trabajo", dijo Cornelio.

lanacion.com