domingo, 25 de abril de 2010

Fue a 200 entrevistas pero no la tomaron jamás y decidió quitarse la vida

Vicky Harrison tenía 21 años y tomó una decisión trágica: se suicidó porque luego de dos años de ir a entrevistas de trabajo no fue seleccionada en ninguna.
Su padre la encontró tirada en el piso de su casa, rodeada de cajas de ansiolíticos, una botella de bebida alcohólica y 3 cartas.
"Ya no quiero ser más yo. Por favor, no se pongan tristes, quiero que todos sean felices", escribió la joven Vicky Harrison, de 21 años, en una de esas cartas. Las otras dos iban dirigidas a su madre y a su novio.
Conmocionado, su padre afirmó al diario británico Mirror: "Ella era brillante e inteligente. Pero comenzó a deprimirse al ver que no conseguía trabajo. Sintió que era humillante estar durante tanto tiempo buscando sin encontrar nada y no pudo soportarlo más."
"Era muy duro verla sufrir tanto luego de cada rechazo. Uno espera que si es joven y deja los estudios, puede conseguir un empleo rápido. Pero no era así, porque había muchos en la misma situación y aplicando para los mismos trabajos", agregó su papá.
Por otro lado, Nathan Haworth, de 22 años y novio de la joven, declaró que aún no podía "creer que ella se había ido" y pidió "ayuda para todos los jóvenes que no logran conseguir empleo".

ciudad.com.ar