miércoles, 28 de abril de 2010

DETECTAR EL CÁNCER COLORRECTAL

ISABEL F. LANTIGUA
MADRID.- A la colonoscopia, la prueba reina hasta ahora para detectar precozmente los tumores de colon, le ha salido una competidora muy eficaz. Un estudio británico, que ha durado 16 años y ha contado con la participación de 170.038 personas, demuestra que la sigmoidoscopia (que analiza sólo la parte inferior del colon y utiliza un tubo más corto que la colonoscopia), practicada sólo una vez entre los 55 y los 64 años, reduce tanto la incidencia como la mortalidad por estos tumores.
El cáncer colorrectal es el tercero más común en el mundo, con un millón de casos cada año, y responsable de 600.000 fallecimientos. La supervivencia de los pacientes con este tumor está estrechamente relacionada con la etapa en la que se diagnostica. Por eso es tan importante la detección precoz. La sigmoidoscopia es bien tolerada, segura y rápida y, según el exhaustivo estudio que publica la revista 'The Lancet', se trata de un método costo-efectivo para reducir este cáncer.
Las pruebas de 'screening' tratan de detectar adenomas y pólipos, que se desarrollan en el 20% o 30% de la población y que en algunos casos pueden desencadenar un cáncer de este tipo. "Es en la localización de estas lesiones y la extirpación de las mismas donde la sigmoidoscopia funciona especialmente bien", señala la profesora Wendy Atkin, del departamento de Cirugía y Oncología del Imperial College de Londres (Reino Unido).
"Es capaz de retirar los pólipos sin causar molestias al paciente", añade Atkin, quien destaca que éste trabajo constituye "la primera evidencia de que quitar estos pólipos disminuye la incidencia del tumor".
Los investigadores, de diversas instituciones de Londres, reclutaron a los participantes entre 1994 y 1999. Un total de 57.099 individuos (hombres y mujeres) fueron asignados al grupo de la sigmoidoscopia, mientras que el resto de sujetos sirvió de grupo control. Después de más de una década de seguimiento, los autores vieron que, entre aquellos que se habían sometido a esta prueba de 'screening', la incidencia de cáncer colorrectal se había reducido más de un tercio y la mortalidad más de un 40% frente a quienes no se habían hecho la sigmoidoscopia.
"La prueba dura cinco minutos y sus beneficios toda la vida", argumenta la experta del Imperial College.
Las evidencias
"Se trata de un ensayo muy importante, porque ha permitido evaluar la seguridad y los beneficios de esta técnica durante mucho tiempo, por lo que los resultados son concluyentes", ha explicado en rueda de prensa Max Parmar, director de la Unidad de Ensayos Clínicos del Reino Unido. El trabajo muestra la eficacia de la prueba para los casos de cáncer colorrectal localizados en el recto y en el sigmoide (la parte inferior del recto, que lo une al colon).
Asimismo, los análisis económicos incluidos en el estudio sugieren que una única sigmoidoscopia entre los 55 y 60 años reduciría el gasto sanitario, ya que evitaría los elevados costes derivados del tratamiento del cáncer colorrectal.
Un editorial que acompaña al trabajo, firmado por David F Ransohoff, del departamento de Medicina y Epidemiología de la Universidad de North Caroline (EEUU), concluye que "el estudio puede considerarse como la mayor evidencia de la capacidad de una prueba endoscópica para reducir la incidencia de cáncer colorrectal".
Sin embargo, mientras la sigmoidoscopia es bastante aceptada en el Reino Unido y se utiliza como prueba diagnóstica, junto al examen de sangre en heces, en EEUU y también en España, se sigue prefiriendo la colonoscopia (realizada cada 10 años a partir de los 50).

elmundo.es