domingo, 25 de abril de 2010

La adicción a la Red ya es un problema nacional en Corea del Sur

SEUL (AP).- La surcoreana Li Mi-hwa dice que hijo de 15 años se la pasa su día y noche pegado a su computadora, matando dragones virtuales en un mundo de fantasía on line sin que haya comido ni hecho la tarea.
La señora Li dice que el joven le grita y la agrede físicamente cuando le ruega que deje la computadora. La mujer se levanta las mangas y muestra las magulladuras que le causaron los golpes de su vástago.
El adolescente figura entre los dos millones de personas que el gobierno ha clasificado como "adictos a Internet" en Corea del Sur, de 49 millones de habitantes y considerada una de las naciones con mayor acceso a la Red en el mundo.
Algunos ciberadictos se han vuelto cada vez más violentos. El mes pasado, una pareja dejó que su bebita de tres meses muriera de inanición mientras alimentaban a un niño virtual en un juego en línea.
En febrero, un joven de 22 años mató a su madre a golpes. Ella lo había reprendido porque pasaba demasiado tiempo jugando en Internet, dijo la policía. El joven jugaba durante horas y pagaba los juegos con la tarjeta de crédito de su madre, afirmó la policía en un comunicado.
Incidentes de este tipo han suscitado la alarma en el país, donde la gente ha solicitado a las autoridades la adopción de medidas para el combate a la adicción a los juegos de Internet.
El gobierno anunció en marzo que las medidas que adoptaría incluirían la restricción del acceso a juegos populares en línea y decidió el envío de asesores a las escuelas primarias para que inculquen en los niños el uso saludable del Internet.
"Es algo irónico que lo que se inventó para mejorar nuestras vidas la ha empeorado a otras personas", dijo Park Hye-kyung, director del Centro Yo Puedo, una instalación que recibe financiamiento del gobierno y fue creada en diciembre para centrarse en la adicción a la Red, que es un problema cada vez mayor.
"La adicción a Internet quizá no sea reconocida como una condición o un desorden psiquiátrico, pero a menudo sirve de síntoma indicativo de desórdenes mentales más graves como falta de atención y depresión", dijo el psiquiatra Kim Tae-hoon, quien atiende a adolescentes.
Kim dijo que la Red está casi disponible para todos en Corea del Sur. Más del 90 por ciento de las casas tienen acceso a Internet de banda ancha, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
Además de la amplia disponibilidad de banda ancha, en el país hay abiertos las 24 horas cibercafés, conocidos como "salones de PCs".
"Es más fácil para los ciudadanos en Corea del Sur divertirse con juegos de Internet que invertir en sus relaciones personales directas, cara a cara", agregó. "Las personas se vuelven cada vez más insensibles a la interacción humana".
Tres de cada 10 adultos y alrededor de 26 por ciento de los adolescentes son adictos a los juegos de Internet, dijo el presidente del Instituto Vida con Computadoras de Corea, Eo Gee-jun.
"Los niños se inician en los juegos de Internet cuando van en cuarto o quinto grado", expresó en marzo Eo al diario The Korea Times. "Conforme los niños crecen tienen más apego a los juegos".
El Ministerio de Cultura anunció a principios de abril un proyecto conjunto con las principales compañías fabricantes de juegos en Corea del Sur para imponer una "hora de cierre en la noche" a los juegos de Internet que son populares entre los jóvenes.
El acceso a los juegos estará desconectado de la medianoche a las 8 para los usuarios menores de 18 años cuando el programa entre en vigencia a finales de año.
El ministerio solicitará a los principales proveedores de juegos que vigilen a los usuarios por su código de identificación, que incluye edad, y recomendará a los padres que verifiquen si sus hijos utilizan sus identificaciones para jugar en horas nocturnas.
A principios de 2011, los jugadores podrán instalar programas gratuitos en sus computadores para que les restrinjan el acceso a Internet, dijo el marzo el gobierno.
"Las políticas del gobierno son importantes, pero es crucial que la gente asuma parte de su responsabilidad", dijo Li Young-ah, funcionario del Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo.
"Queremos alertar a tanta gente como sea posible sobre la seriedad de la adicción a Internet, a fin de que las personas comiencen a vigilarse", apuntó.
El gobierno ha destinado nueve millones de dólares para concienciar al público sobre los peligros de la adicción a Internet y para financiar centros de asesoría a quienes hayan desarrollado obsesión por la Red.

lanacion.com