miércoles, 28 de abril de 2010

Llegan los nuevos 'guardianes' de la infancia

PATRICIA MATEY
MADRID.- Van a aprender a diferenciar si un moratón se ha producido por un accidente o por culpa de un agresión; van a discernir si un menor está sufriendo abusos sexuales o no y van, también, a formarse en la elaboración correcta de los informes médicos de los casos de maltrato infantil. También van a saber cómo deben declarar en un juicio, en el caso de que tengan que acudir en calidad de testigos.
Aunque es muy difícil conocer la incidencia real del maltrato, ya que no existe un registro unificado sobre el mismo, según estadísticas realizadas por comunidades autónomas se calcula que, en España, el porcentaje de maltrato infantil oscila entre el 15% y el 18,5%.
Pero, afortunadamente, a partir del próximo mes de mayo, más de 700 pediatras de todas las comunidades autónomas se van a convertir en 'los nuevos guardianes' de la infancia tras su participación en un proyecto de formación sobre cómo detectar y cómo actuar en los casos de abusos a menores. El objetivo: reducir el número de casos que se 'escapan' al diagnóstico (actualmente sólo se detecta entre el 10 % y el 20% de los casos), así como proteger a las víctimas actuales pero, también, a las potenciales.
Invisibilidad de la infancia
"Actualmente la sociedad está concienciada sobre otros tipos de violencia, como la de género, pero los malos tratos a niños y niñas son un verdadero problema de salud que tiene consecuencias físicas y psíquicas que pueden llegar a durar toda la vida. Este proyecto puede contribuir a acabar con la invisibilidad de la infancia pero, también, para ampliar los conocimientos de los estudiantes de posgrado de Medicina, así como para actualizar los de los pediatras en ejercicio", recuerda José Antonio Díaz Huertas, presidente de la Sociedad de Pediatría Social (SPS), durante la presentación hoy en Madrid de los talleres y el manual 'El pediatra y el maltrato infantil'.
La iniciativa, organizada por laboratorios Ferrer, consiste en 30 cursos de formación que impartirán 27 pediatras (que acaban de terminar su formación en este campo) entre mayo a octubre. Los talleres constan de parte teórica y práctica y su principal herramienta de trabajo: el manual 'El pediatra y el maltrato infantil'.
Jordi Pou Fernández, su autor principal, coordinador de los cursos y jefe de los servicios de Pediatría y Urgencias del Hospital Universitario Sant Joan de Déu (Barcelona), reconoce "que la mayoría de los pediatras se van a encontrar a lo largo de su vida profesional con algún caso de abusos. Este profesional es el mejor situado para intervenir en un caso de maltrato infantil. Nuestro deber es conocer esta patología, sus síntomas, manifestaciones, los pasos del proceso del diagnóstico... Se trata de que en la lista posible de enfermedades que tiene el pediatra en la cabeza antes de hacer un diagnóstico también figure el maltrato".
La negligencia, el más común
Este especialista ha recordado que la negligencia (no cubrir las necesidades básicas del infante) es el tipo de maltrato más frecuente en España (50%), seguido del psíquico (27%), el físico (27%) y el sexual (6%).
En el manual, los profesionales se van a 'encontrar', con todos los 'pasos' necesarios para identificar los indicadores de malos tratos, sus signos específicos, cómo diagnosticarlo y cómo se elabora el informe médico. "Esta obra debe ser de lectura recomendada para los pediatras de Urgencias que, desgraciadamente, de forma habitual deben afrontar y evaluar este tipo de situaciones", aconseja Carles Luaces, presidente de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría.
Tanto él, como el resto de expertos, ha recordado que los profesionales sanitarios tienen la "obligación de notificar no sólo los casos confirmados de abusos a menores, si no también aquéllos en los que existe sospecha y en los que se aprecie que hay riesgo para el menor malo, a tener de las circunstancias sociofamiliares del menor", declara el doctor Díaz Huertas.
Un paso más adelante es el que han formulado todos los expertos convocados a la presentación de los talleres al insistir en que para 'frenar' los malos tratos es necesaria su detección en todos los ámbitos sociales en los que el niño se mueve, "para lo que es necesario el trabajo en equipo de profesionales de la salud, de la educación y los familiares", recuerda el doctor Luaces.
Pero, sobre todo, defienden que la labor del profesional no acaba hasta "que el niño no está a salvo, protegido. Actualmente hay 300.000 niños en custodia y creemos que eso es sólo la punta del iceberg. Es fundamental, además, que se creen registros unificados de malos tratos infantiles, para que no sólo se notifiquen los casos, si no para poder hacer acciones conjuntas. Muchas de las familias en las que un niño está siendo maltratado cambian continuamente de lugar de residencia y estos registros unificados serían una herramienta muy útil para los profesionales sanitarios", recuerda el presidente de la SPS.
Insistir, también, en que los "protocolos para la protección del menor para los servicios sanitarios y sociales están funcionando adecuadamente en todo el territorio español", añade el doctor Pou Fernández.

elmundo.es