viernes, 30 de abril de 2010

Australia prohibirá logotipos y marcas en los paquetes de tabaco

ELMUNDO.es AFP
MADRID SYDNEY.- Las autoridades australianas han anunciado que próximamente se convertirán en el primer país del mundo en prohibir la aparición de logotipos y marcas en los paquetes de tabaco; una decisión que ha provocado la cólera de los productores.
Según una nueva normativa impulsada por el gobierno para reducir el tabaquismo, a partir de 1 de julio de 2012 las compañías estarán obligadas a vender cigarrillos en paquetes estándar. Los textos promocionales se limitarán a la mención del nombre del producto, que tendrá un mismo estilo, color y posición en todos los casos. En cambio, los paquetes sí contendrán distintas imágenes de campañas de prevención contra el tabaco.
"Los cigarrillos no son 'guay', los cigarrillos matan", ha declarado el primer ministro, Kevin Rudd. "Las compañías tabaqueras van a rechazan esta medida, se opondrán. Pero, pese a todo, pensamos que esta iniciativa, asociada a otras, permitirá reducir el tabaquismo", ha añadido.
Críticas
Los movimientos de la industria tabaquera no se han hecho esperar. Imperial Tobacco Australia, importante compañía en el país, ha anunciado que reclamará la actuación de la justicia, alegando que sus beneficios se verían afectados ya que su marca tiene un valor comercial.
"Introducir embalajes sin marca no permite al consumidor diferenciar nuestra marca de otras, y esto tiene un valor para nosotros", ha comentado un portavoz de la empresa en la radio pública ABC.
También Philip Morris International y British American Tobacco's Australia han criticado ampliamente la medida, asegurando que viola sus derechos comerciales.
Por su parte, también en unas declaraciones radiofónicas, la ministra de Sanidad, Nicola Roxon, ha subrayado que "la Organización Mundial de la Salud ha dicho claramente que este tipo de acciones debía ser considerada por los países".
"El hecho de que las compañías de tabaco no estén de acuerdo con nuestra acción no nos frenará. Tampoco estaban de acuerdo cuando se prohibió la publicidad. Esta es la última etapa que nos faltaba por adoptar", ha añadido.
La iniciativa se acompañará de otras medidas, como un aumento considerable de los impuestos sobre el tabaco o restricciones de la publicidad en internet.
Aunque todavía debe ser aprobada por el Parlamento, el gobierno australiano espera que la medida reduzca el número de fumadores en un 6%. Según estimaciones del año 2007, el 16% de los australianos mayores de 14 años fuma habitualmente.

elmundo.es