miércoles, 21 de diciembre de 2011

A los argentinos les gustaría más un Papá Noel que use remera y ojotas


Si Papá Noel lee estas líneas, sabrá cómo deberá vestirse el próximo sábado por la noche para recorrer los hogares del país. O por lo menos que el dress code del polo norte no va más. Según una encuesta a 1473 usuarios de Internet, el grueso traje colorado con bordes de piel, el cinturón y las botas negras ha perdido vigencia en el imaginario social de los argentinos.
Los datos surgen de un singular sondeo que encargó la empresa MercadoLibre.com a la consultora Oh! Panel sobre los significados colectivos de la Navidad.
En cambio, los argentinos identificamos a Papá Noel con un look más renovado, actual y hasta veraniego, acorde con las temperaturas que se padecen en el arranque del verano.
Por eso, este año, el antiguo uniforme de trabajo debería dar paso a uno más adecuado a la tarea que le tocará en la nochebuena: el 36% de los consultados afirmó que una versión 2011 de Papa Noel debería acercarse más a la imagen de un líder pacifista y una buena cantidad pidió que se presente a trabajar en remera y ojotas.
Eso sí, que busque alternativas a la chimenea, ya que no existe en la mayoría de los hogares argentinos, y que ni se le ocurra intentar el descenso por el tiraje de la parrilla, sobre todo si la familia decidió festejar con un asado.
De todas formas, hay cosas que no han cambiado: Papá Noel sigue siendo el ícono indiscutido de las Fiestas. Según la encuesta, el 58% de los argentinos se enteró de la verdadera identidad del "señor con sobrepeso que reparte regalos" entre los 6 y los 10 años. Aunque hoy, en la práctica, son minoría los adultos que se animan a ponerse una almohada de barriga, a la voz de "¡Oh, oh, oh!". Sólo en el 16% de los hogares un adulto le presta el cuerpo a San Nicolás.
La principal característica de Papá Noel para el 65% de los argentinos es su magia. Menos de la mitad considera que es generoso: el 46%. Sólo el 17% opina que es justo, pero nadie se animó a tildarlo de tacaño.

Familia y religión

Según los datos de la encuesta, la Navidad tiene para los argentinos un sentido más familiar que religioso. El 67% de los consultados consideró que lo que más valora es la oportunidad de reunirse con su familia, mientras que el 17% destacó el significado de la Navidad para el cristianismo.
El sentimiento dominante es la alegría; el 72% dijo que las Fiestas lo hacen sentir feliz, contra el 6% que reconoció sentirse triste durante la Navidad.
El menú dominante sigue siendo la comida fría: el 75% dijo que incluirá en su mesa alguno de los elementos más tradicionales para la gastronomía navideña local: lechón, cordero, ensalada rusa o vittel toné. El 70% dijo que comerá pan dulce. (Habrá que constatar la fuerza de voluntad del 30% restante frente a la mesa dulce navideña.) La sidra le ganará la batalla al champagne: el 40% contra el 22,5%.
Eso sí, a la hora de levantar la copa y brindar, el 79% dijo que pedirá salud, el 18% amor y sólo el 5%, dinero. Hay que saber pedir... después se admiten quejas por deseos cumplidos.
LANACION.com