jueves, 22 de diciembre de 2011

La hija de un magnate ruso bate récords en Manhattan

NUEVA YORK.- Más de 600 metros cuadrados, 10 ambientes, dos chimeneas, una inmensa terraza y vista al Central Park tiene el nuevo "capricho" de la hija de un magnate ruso, que rompió un récord del mercado inmobiliario en Nueva York al pagar 88 millones de dólares por un departamento en Manhattan.
Yekaterina Rybolovleva, hija del magnate ruso del sector de los fertilizantes Dimitri Rybolovlev, pagó el monto demandado por un departamento en el número 15 de la avenida Central Park West, en el corazón de Manhattan, indicó la revista Forbes .
Según la publicación, los 88 millones de dólares pagados significan un récord para una transacción individual en Nueva York, una ciudad mundialmente conocida por el altísimo precio de sus propiedades.
El departamento récord de Manhattan, ubicado en un lujoso edificio de la posguerra, cuenta con más de 600 metros cuadrados totales, 10 ambientes, cuatro dormitorios, una terraza de más de 180 metros cuadrados y 2 chimeneas de leña.
El dueño anterior era Sanford Weill, un ex presidente del Citigroup, que declaró que el monto total de la venta del departamento iba a ser donado para caridad, según el semanario The New York Observer.
Weill había comprado el departamento junto a su esposa, Joan, y habían pagado 42,4 millones de dólares. En esa ocasión, Weill también había marcado un récord al pagar el metro cuadrado más caro en un edificio en Manhattan.
Ante el revuelo generado por la compra, un representante de Rybolovleva, que es la segunda hija del magnate ruso, tiene 22 años y estudia en una universidad estadounidense, contó que la joven compró el departamento para utilizarlo "cuando visita Nueva York".
La joven rusa está acostumbrada a los viajes al exterior: tiene residencia en Mónaco, donde también vivió un tiempo. Durante los últimos 15 años vivió en Suiza.

Ventas

En Nueva York, el récord anterior al de Rybolovleva había sido fijado antes de la crisis de 2008 y lo ostentaba Christopher Flower, que pagó, en 2006, 53 millones de dólares por una casa que vendió en agosto pasado por "sólo" 36 millones.
Este año hubo también dos ventas millonarias que llamaron la atención en la ciudad. El compositor ruso Igor Krutoy pagó en marzo un récord de 48 millones de dólares por un condominio en el Plaza. Además, una casa fue vendida por 48 millones de dólares en julio pasado.
Según informó la agencia AFP, el padre de la flamante propietaria del increíble departamento situado frente al Central Park amasó su fortuna durante la privatización de la economía rusa, tras la caída de la Unión Soviética.
El magnate ruso es bien conocido en el mundo de los bienes raíces en Estados Unidos. En 2008 le compró -en efectivo- la mansión que tenía en Palm Beach el millonario Donald Trump, llamada Maison de L'Amitie, por 95 millones de dólares, 25 millones menos de lo que Trump había pedido originalmente.
Sin embargo, Rybolovlev no estaría en condiciones de disfrutar por mucho tiempo más la residencia de Palm Beach. Su esposa, Elena, madre de sus dos hijas, y quien le pidió el divorcio en 2009 tras reiteradas infidelidades, busca traspasar para sí la propiedad de la entonces mansión de Trump.
Rybolovlev, por su parte, suele disfrutar de su tiempo en su mansión de Mónaco y ahora tiene entre sus deseos comprar el club de fútbol francés AS Mónaco.
Agencias AP y AFP
lanacion.com