jueves, 22 de diciembre de 2011

Escándalo en Francia por implantes de siliconas que serían dañinos


El escándalo de las cirugías plásticas que sacude a Francia estaría a punto de convertirse en una emergencia médica, en tanto algunos informes señalan que el gobierno ordenará que se extirpen los implantes mamarios defectuosos fabricados con silicona industrial a 30.000 mujeres.
Altos funcionarios dijeron al diario Libération que el gobierno ordenaría esta semana que se retiren los implantes a todas las mujeres francesas que recibieron prótesis de la empresa Poly Implant Prothese (PIP).
La empresa con sede en el sur de Francia, uno de los mayores proveedores de implantes mamarios, fue clausurada el año pasado cuando se descubrió que reducía costos fabricando las prótesis mamarias con una silicona industrial más barata utilizada normalmente en electrónica.
Además de contener un relleno de silicona no médica, se descubrió que los implantes tenían una elevada probabilidad de estallar. Unas 30.000 mujeres en Francia se hicieron implantes potencialmente defectuosos fabricados con silicona industrial. Y 2.000 mujeres hicieron denuncias ante la Policía, que abrió una investigación penal. No obstante, el escándalo se agravó la semana pasada cuando funcionarios de salud reportaron ocho casos de cáncer en mujeres que habían recibido los implantes, incluido un caso de un cáncer raro que afecta las células del sistema inmunológico.
El Estado no estableció todavía una relación entre el cáncer y los implantes, pero los cirujanos aconsejaron al gobierno que interviniera para manejar el escándalo. Valerie Pecresse, ministra del presupuesto y vocera del gobierno, dijo que esta semana se lanzará un plan de acción.
“Todas las mujeres que tienen implantes PIP deben volver a ver a sus cirujanos de manera urgente”, dijo, agregando que podrían “estar potencialmente en peligro”.
Libération dijo que esta semana el gobierno tomaría la medida sin precedente de ordenar la extracción de todos los implantes de la marca PIP.
“Estamos ante una crisis médica, relacionada con una estafa”, dijo Laurent Lantieri, importante cirujano plástico francés del comité de asesoramiento estatal. “No hay urgencia, pero no tenemos alternativa. Todos estos implantes deben extraerse”. Es una cuestión de prevención, no sólo de “precaución”, dijo. Hasta ahora, a las mujeres se les aconsejaba actuar sólo si los implantes habían estallado o reventado.
Por otro lado, en Gran Bretaña, el número de afectadas es mayor, con 40.000 mujeres que se aplicaron implantes. El lunes pasado, sin embargo, el organismo regulador de medicamentos y productos para la salud en el Reino Unido manifestó que “no hay pruebas suficientes que indiquen alguna asociación con el cáncer”. Dijo que las mujeres preocupadas por la eventualidad de una ruptura debían ver a su cirujano, pero que no había “pruebas que respalden” una extirpación de rutina de los implantes PIP.
Un comunicado de la Asociación de Cirujanos plásticos, reconstructivos y estéticos (BAPRAS) del Reino Unido señaló: “BAPRAS aún no ha visto las pruebas que demuestran que algún problema de salud podría haber sido causado por los implantes mamarios PIP y evaluará a fondo cualquiera que esté disponible. Actualmente consideramos que el anuncio esperado de las autoridades médicas francesas será una medida de precaución”.
clarin.com