miércoles, 21 de diciembre de 2011

El extraño mundo que es Corea del Norte


Es una de las naciones más cerrada y reservadas en la Tierra. Pero en los últimos 18 meses, dos periodistas de la BBC han sido testigos de algunos de los aspectos más extraños de la vida en Corea del Norte, un país que está de luto tras la muerte de su líder, Kim Jong-il.
La presentadora de la televisión estatal que difundió la noticia lo hizo vestida de negro y esforzándose por contener las lágrimas. Informó que el líder había muerto de un ataque al corazón después de un excesivo trabajo físico y mental, lo que provocó llanto histérico en las calles de Pyongyang, la capital.
Ahora el cuerpo, cubierto con una tela roja dentro de un sarcófago de cristal sobre un lecho de flores, reposa en el palacio memorial de Kumsusan, donde se suceden los homenajes a la memoria del fallecido y donde también reposan desde hace 17 años los restos de su padre, Kim Il-sung.
Desde edades tempranas a los ciudadanos de Corea del Norte se les enseña a expresar devoción tanto a Kim Il-sung, conocido como "el Gran Líder", quien murió en 1994, como al "Querido Líder", Kim Jong-il.
Estas son algunas observaciones de Sue Lloyd Roberts y Michael Bristow, de la BBC, quienes en 2010 tuvieron una visión de primera mano de la vida en Corea del Norte.

¿Quién es Nélson Mandela?
En el departamento Lenguas Extranjeras de una universidad le pregunté a los estudiantes cómo se las habían arreglado para aprender un inglés tan bueno.
"Gracias al Gran Líder -respondió un joven- que nos permite ver películas inglesas y estadounidenses como The Sound of Music, (Sonrisas y lágrimas, en España, y La novicia rebelde, en América latina).
Cuando le pregunté sobre qué dirigentes mundiales -aparte del Querido Líder- admiraba rápidamente respondió: "Stalin y Mao Tsetung" Sin embargo, los estudiantes no habían oído hablar de Nelson Mandela.

Kim Il-sung murió, pero sigue siendo el presidente

Niñas pequeñas, con amplias sonrisas, bailan en perfecta formación, y niños, con elegantes trajes rojos y rostros pintados, cantan alabanzas al "Gran Líder".
Todo comenzó con discreto encanto, pero las sonrisas rígidas en rostros como máscaras, incluso de niños, pueden volverse bastante siniestras. Otros menores son empleados para barrer las escaleras que conducen hasta la estatua de bronce del "Gran Líder", de unos 18 metros, que domina Pyongyang.
Kim Il-sung murió hace 16 años pero sigue siendo el presidente del país, y tiene más de 500 estatuas. "El es inmortal", explicó el guía, de 24 años de edad. "No creemos que haya muerto".

La adaptación de los que huyen

No es de extrañar que el promedio de 3.000 norcoreanos que logran escapar cada año del país más aislado y hermético del mundo, y llegar a Corea del Sur, se sientan como si hubieran aterrizado en otro planeta.
Los ciudadanos de Corea del Sur pueden utilizar sus teléfonos celulares para pagar en el supermercado, en el país de más rápida conexión de banda ancha por persona en el mundo, y en el que hay cámaras de pantalla táctil a lo largo de las principales calles comerciales para que la gente pueda enviar fotografías.
Por eso, los recién llegados de Corea del Norte pasan meses en escuelas especiales para aprender a lidiar con el siglo XXI.

Sin acceso a Internet

La televisión de Corea del Norte sólo emite hagiografías de sus líderes e imágenes de celebraciones militares o granjas y aldeas modelo.
Probablemente quienes se encargan aquí de nosotros nunca han visto otro tipo de noticia o documental sobre su país o el resto del mundo. No pueden hacerlo porque nadie tiene acceso a internet en Corea del Norte. Los norcoreanos usan una intranet que me fue mostrada en la Universidad de Pyongyang.
Un estudiante de Metalurgia que hablaba buen inglés explicó que no podía comparar sus investigaciones con las de un estudiante digamos de Londres o Los Ángeles porque el sistema no se lo permitía. Sin embargo, agregó que "el Querido Líder ha colocado todo lo que se necesita saber en nuestro sistema de intranet".

Flores especiales para los líderes

La política lo permea todo en Corea del Norte, incluso las flores. El (fallecido) líder Kim Jong-il y su padre, Kim Il-sung, el fundador de Corea del Norte, tienen flores que llevan sus nombres. Hay una exposición en el centro de Pyongyang que muestras las dos flores, llamadas kimjongilia y kimilsungia.
En un día de fiesta cientos de personas -soldados, parejas y familias con niños- deambulaban por el centro de exposiciones. Muchos se fotografiaban frente de las flores, en una muestra de devoción hacia los dos únicos hombres que han gobernado este estado secreto comunista.
Pak Mi-Gyong, guía de la exposición floral que habla inglés, me dio otra muestra de la misma devoción. Le pregunté si podía fotografiarla delante de un retrato gigante de los dos líderes que colgaba en un extremo de la sala principal. Ella me advirtió que al tomar una fotografía había que tener el cuidado de no cortar los cuerpos de ambos hombres en la imagen. "Ellos son nuestros líderes y los respetamos desde el fondo de nuestros corazones. No permitimos a otras personas cortar sus imágenes en fotografías", dijo un poco enfadada.
lanacion.com