sábado, 24 de diciembre de 2011

Los tacos, un reflejo de la economía

Si quiere saber si la economía anda bien, no mire gráficos de barra ni líneas de fiebre. Tampoco pierda tiempo con el PBI o el índice de desempleo. Para tener una idea clara en pocos segundos, basta con mirar las piernas de la mujer que tiene más cerca.
Esto, porque existe una directa relación entre el alto de los tacos de los zapatos y la situación económica general, según afirma un informe que realizó IBM en los Estados Unidos. "Entre 2008 y 2009, la altura de los tacos rondaba entre los 12 y los 20 centímetros, pero en 2011 predominó el calzado con tacos bajos o planos, por su menor costo y mayor usabilidad", señala el estudio.
Según IBM, en el pasado, durante las crisis económicas las mujeres continuaban utilizando calzado alto. "Sin embargo, desde la recesión de 2009 se está observando una tendencia que presenta un descenso de varios centímetros en la altura de los tacos -dice el informe-. Esto no significa que se hayan ido, sino que, como la crisis económica avanzó, no se utilizan para la oficina o para ir de compras, se guardan para ocasiones especiales."
Los resultados surgieron de una investigación detallada de las charlas de "miles de millones de mensajes" de los principales referentes sobre moda en las redes sociales.
En la Argentina, los diseñadores de calzados coinciden en que, en épocas de crisis, la depresión económica recorta la cantidad de centímetros que hacen que los talones de las argentinas se eleven por sobre el nivel del suelo. "Estoy de acuerdo con este estudio. Antes de las elecciones vendimos muchos tacos altos, pero después, puras chatas y bases", dijo a LA NACION Eloisa Hospitaleche, diseñadora de la cadena de zapaterías Ferraro.
"En tiempos de crisis, las mujeres viven días más largos. Arrancan llevando a los hijos al colegio y terminan en un coctail. Son mujeres todoterreno que priorizan el calzado cómodo, que acumule varias ocasiones de uso. En cambio, cuando la economía no es un problema, hacen trayectos más cortos, pueden delegar funciones, andan menos en transporte público y se animan a subirse más horas a los tacos", afirma Mariana Marrari, diseñadora de Huija!, con locales en Palermo y San Isidro. "En épocas de crisis, se prefiere el calzado que dé más libertad. Pero también es común eso de andar en chatas y llevar unos tacos para un evento. Es muy porteño. Las neoyorquinas o las italianas, en cambio, andarían todo el día en tacos", explica Susana Saulquin, socióloga de la moda.
Verónica tiene 34 y se ríe cuando la definen como " very high heels ". Tiene hasta chinelas altas, pero reconoce que no se pondría tacos para estar en el campo, aunque los extrañaría. Hace unos meses, tuvo que operarse y el médico le prohibió los tacos por una semana. "A los tres días, fue más fuerte que yo? ahí estaban mis magníficos estiletos turquesa con taco transparente caminando por la city porteña", reconoce.
Para Carolina, tacos es sinónimo de actitud, habilidad, belleza, pasión, buen gusto y estilo... todo lo que encarna Carrie Bradshaw en Sex and the City . Sarah Jessica Parker, la actriz que le pone el cuerpo (y le presta los pies) suele decir que la expresión de una mujer con tacos es distinta de la de una que no los lleva.
Lástima. En 2010, los expertos de la Universidad de Northumbria, en el Reino Unido, estudiaron la reacción de los hombres al caminar de las mujeres con o sin tacos: Ni siquiera fueron capaces de determinar si los llevan o no. ¿Será por eso que buscan entender la economía en gráficos, en lugar de mirar los pies de sus compañeras?
lanacion.com