sábado, 24 de diciembre de 2011

LOS NIÑOS Y LA NAVIDAD


Reni está preocupada. En su departamento anterior había chimenea y, en el de ahora, no. El balcón, para colmo, tiene rejas hasta el techo. "¿Cómo va a hacer Papá Noel para traer los regalos?", pregunta, algo alarmada, la niña de 4 años. "No te preocupes, seguro que los deja en la puerta", la tranquiliza su mamá.
Francisca, también de 4, en cambio, está segura de que Papá Noel va a entrar por la parrilla, porque en su casa no hay chimenea, y de que los renos se van a quedar esperándolo en el techo para seguir repartiendo los juguetes. "Además, como vuela, puede dejarle regalos también a los viejitos que están en el cielo. Marta, (la bisabuela), seguro pidió un collar y unos aritos", dice.
Los niños son los grandes protagonistas de la Navidad. LA NACION reunió a cinco chicos para que contaran, desde su mirada, qué esperan y cómo viven esta fecha tan especial. La cita fue en el local de Alparamis en Olivos. Además de cómo hará para entrar en las casas, los pedidos a Papá Noel es otro de los grandes temas que surgen ni bien empiezan a hablar de la Navidad. Francisco, de 4 años, pidió una moto y un muñeco Linterna Verde. Está confiado en que ese señor barbudo con el que se sacó una foto hace tres semanas en un shopping le traerá su pedido porque se portó bien.
Acaba de llevarle la cartita que no le pudo entregar antes, pero está preocupado porque Papá Noel no está: "Seguro está terminando de comprar los regalos", arriesga a modo de explicación. Francisca está ilusionada con recibir un disfraz de la princesa Razpunzel y un cochecito para pasear a sus bebes y compartirlo con su hermanita, Josefina. Pero enseguida se le ocurre una idea mejor: "¿Y si pedimos todos los regalos del shopping? Nahhhh, era un chiste...", dice ante la expresión de sorpresa (y angustia) de la mamá.
Tomy tiene tres años y casi no sabe quién es Papá Noel. Pero está encantado con los árboles decorados con luces y adornos. Desde que terminó la Navidad pasada preguntó y preguntó cuándo volverían a armarse los arbolitos. Hace unos meses, para calmar su ansiedad, armó uno chiquito en el living de la casa, que fue desarmado a los pocos días. Finalmente, el 8 de diciembre armó "el real".
Además de que le encantan, Tomy los asocia con la llegada de regalos. "Me gustaría un tractor no muy grande porque si no, no lo puedo manejar", dice muy seguro, aunque ignora el método tradicional para pedirlo. El no escribió ninguna carta, pero está tranquilo porque su mamá le aseguró que ya le mandó un mail a Papá Noel con su pedido.
Olivia, que es la más chiquita con apenas dos años, no sabe siquiera qué es la Navidad, pero se entretiene armando y desarmando el arbolito. Lleva y trae estrellas y varios adornos. Y juguetea con un gorro rojo con piel blanca que intenta ponérselo en la cabeza. "Oli" pidió para Navidad algo que arrancó la sonrisa de sus padres: "Una flor".
Reni fue de las primeras en escribir la carta y mandarla: "La escribió mi mamá porque yo no sé. Pero sí la firmé y le dibujé un corazón. A Santa le pedí un monopatín para mí y un tren para Santi, que le encantan. Mi mamá la mandó por correo, en uno de esos camiones que pasan por la calle", contó.
Reni confía en que podrá conocer a Papá Noel, "el verdadero", esta noche. "Yo ya vi un montón de Papá Noel por ahí, pero no son los verdaderos, no son los que llevan la bolsa de regalos", afirma, muy segura.
A su lado, Francisco la mira y parece dudar. Está seguro de que Papá Noel es uno solo, y para confirmarlo dice: "Yo estuve con Papá Noel y me saqué una foto. Hoy le traje la cartita, pero no está porque mi mamá me dijo que tiene mucho trabajo. Además, como tiene tanto trabajo, mi mamá lo ayuda y le compra los regalos a mis primos para que él no trabaje tanto."
"Yo también me saqué una foto con Papá Noel -añade Francisca-. Pero no sé si es el mismo de siempre porque era más grande", dice, y agrega que quiere hacerle un regalo a Papá Noel porque "es muy bueno". Pero al rato le surge una duda: ¿Hay una Mamá Noel?"
Tomy y Olivia, los más pequeños del grupo, están ajenos al debate y corretean por todo el lugar. Todavía son chiquitos para esas discusiones y se divierten probándose gorros y demás accesorios navideños que llevan y traen por todo el local.
La Navidad está cerca. Para ellos, la ilusión de recibir regalos y conocer a Papá Noel se renueva.

DIXIT

"Yo ya vi a un montón de Papá Noel, pero no son los verdaderos, no son los que llevan la bolsa de regalos"Renata Quaini
4 años
"Papá Noel, como vuela, puede dejarles regalos también a los viejitos que están en el cielo"Francisca Lucini
4 años
"Yo quiero un tractor, pero no muy grande así lo puedo manejar "Tomás Lombardi
3 años
"Como Papá Noel tiene mucho trabajo, mi mamá lo ayudó y le compró los regalos para mis primos"Francisco Iglesias
4 años
lanacion.com