sábado, 31 de diciembre de 2011

Cada vez más gente envía saludos de fin de año por aparatos tecno


Los SMS y otros sistemas de mensajería para celulares, Skype, las redes sociales, además del e-mail o las tarjetas virtuales. Los saludos por las Fiestas están muy lejos de los tiempos en que la única alternativa eran las tarjetas de cartón. Año a año, Internet y otras tecnologías suman opciones para sentirse cerca de los seres queridos, aunque se esté bien lejos. En Argentina, con la expansión de la banda ancha creció el uso de los sistemas para hablar y verse las caras por la PC o el celular. Con Skype, el más usado en el mundo de estos sistemas, webcam mediante y gratis, se puede brindar con familiares sin importar en qué rincón del planeta estén.
En Twitter y más en Facebook, que por mucho es la red social preferida de los argentinos, la Navidad y el Año Nuevo son tema obligado de mensajes y fotos.
A su vez, con los celulares de última generación también crece la tendencia al envío de fotos. La combinación de un smartphone y una conexión a la Web hace que las imágenes de brindis crucen ciudades por las antenas de la red móvil. Y la expansión de los celulares inteligentes es también responsable del crecimiento en el uso de aplicaciones para enviar mensajes vía Internet desde cualquier lugar. Softwares como WhatsApp o Facebook Messenger, permiten el cruce de mensajes de texto, fotos y el chateo con los contactos, sin tener que pagar por cada envío.
Estos sistemas, en algunos casos, están relegando a los SMS. En España, la operadora de telefonía celular Yoigo señaló que durante el fin de semana de la Nochebuena la Internet móvil fue usada por un 46 % más de clientes que el año pasado; mientras que enviaron un 13 % menos de SMS.
Esa tendencia no parece haber llegado aún al país. Personal le dijo a Clarín que entre el 24 y el 25 de diciembre sus clientes enviaron más de 1.000 millones de SMS. Claro, en tanto, le dijo a este diario que normalmente registra 100 millones de mensajes, y el sábado 24 hubo más de 160 millones.
clarin.com