sábado, 24 de diciembre de 2011

Para dormir bien: buena comida y un entrenador de sueño de U$S 99


Hay clasificados 84 tipos de desordenes del sueño. El más común es el insomnio, que afecta entre el 20 y el 40% de la población adulta. Pero con distinta prevalencia, también están la apnea (pausa de la respiración durante el sueño), la narcolepsia (accesos de somnolencia irresistible durante el día, muchas veces motivados por causas emocionales), el síndrome de las piernas inquietas, la parálisis del sueño, el sonambulísmo , o el SED (Sleep Eating Disorder, personas que se levantan por la noche a comer, pero que luego no guardan ningún recuerdo de haberlo hecho).
La alimentación tiene o puede tener en algunos casos de desórdenes del sueño consecuencias directas. El tipo de comida, las porciones y los horarios en que se come, pueden afectar el bienestar del sueño. Al respecto estas son las recomendaciones de WebMD

8 cosas para tener en cuenta

1.- Triptofano: La leche y otros productos poseen este aminoácido esencial que promueve que el cerebro segregue serotonina, un neurotransmisor que se cree responsable de la disminución de la ira, que influye sobre el apetito, la sexualidad y el sueño. Los huevos, los cereales, el chocolate, las semillas de sésamo y las bananas, son también una fuente de triptofano.
2.- Sí a los carbohitratos: La lista de alimentos que proveen de triptofano abarcan también a los carbohidratos.
3.- No a las grasas. Las investigaciones han encontrado una relación entre los transtornos del sueño y el consumo de comida con altas dosis de grasa, como las hamburguesas y los fritos.
4.- Cafeína oculta: Ya es sabido que el café es un estimulante que puede producir insomnio. Pero además del propio café, la cafeína está presente en muchos alimentos, como el chocolate, el té y las gaseosas.
5.-La paradoja del alcohol: aunque el consumo de alcohol puede inducir el sueño, éste puede ser de baja calidad, con interrupciones frecuentes, dolor de cabeza, sudoración y pesadillas. Al parecer, no es una buena idea beber de noche. Eventualmente se recomienda compensar cada copa de alcohol con una de agua (lo que traerá otro tipo de transtornos, como se verá después).
6.- Carnes No: Las proteínas se digieren lentamente y son una mala opción para la dieta nocturna
7.- Líquidos: El consumo de líquidos debe interrumpirse algunas horas antes del sueño (por eso, entre otras cosas, no se debe beber alcohol), porque requerirá interrumpir al menos una vez el sueño para orinar.
8.- No fumar: Es una obviedad (como casi toda la lista), pero el tabaco es un estimulante que tiene efectos similares a la cafeína
No son grandes ideas. Más bien son una lista llena de sentido común ¿A quién se le puede ocurrir que cenar una hamburguesa o un pedazo de carne puede ser bueno para dormir? ¿O tomar café o fumar? La lista solo recuerda lo evidente: lo que comemos en el día y especialmente por la noche, impactará en la calidad del sueño.

MyZeo, la revolución del sueño por U$S 99

El sueño onírico (verdaderamente soñar) sucede mientras dormimos en una etapa que se denomina REM en inglés y MOR en español (Movimientos Oculares Rápidos). Un adulto tiene (o debería tener) un total de entre 90 y 120 minutos de sueños REM durante una noche, es decir, entre el 20 y el 25 % de todas las horas de sueño distribuidos en cuatro o cinco períodos. En un hipnograma (un gráfico que expresa las fases del sueño de una persona) se mide la duración y frecuencia de los sueños REM y también de la fase de sueño profundo. Los hipnogramas se realizan para establecer el grado de salud del sueño de una persona. Con frecuencia, algunos desordenes del sueño como la apnea se hacen visibles y muestran como alteran de forma severa la duración de cada ciclo, haciendo que una persona aun durmiendo 8 horas o más no alcance un sueño reparador. El gráfico del hipnograma muestra en esos casos como las pequeñas asfixias interrumpen una y otras vez el acceso al sueño. Pero para realizar un hipnograma y tener novedades sobre la forma que dormimos es un requisito realizar una internación en un sanatorio o centro especializado y dormir fuera de casa conetado a cables.
Pero ahora la cosa cambió, usando una tecnología denominada “MyZeo” ( por U$S 99) , es posible adquirir una revolucionaria tecnología que supervisa nuestros ciclos de sueño y los presenta en gráficos a los que se puede acceder con un smartphone o también en la web.

Cómo funciona

A la hora de dormir, un dispositivo bluetooth se coloca sobre la frente adosado a una vincha suave sostenida por velcro que se ubicará sobre la frente. La unidad sensible registrará de esa manera durante la noche y emitirá a un smartphone cada vez que identifique un sueño REM o un sueño profundo. Al despertar, el usuario podrá evaluar la calidad de su sueño y exportar a la web los resultados. En función de los datos obtenidos, MyZeo sugerirá modificaciones personalizadas en el estilo de vida, horarios para dormir e incluso una dieta adecuada. MyZeo compara además el sueño individual con la base de datos de sueño más grande del mundo para conocer si los datos coinciden con la “edad de sueño” (Sleep Age) cantidad de horas y minutos dedicados a dormir y sueño REM y profundo obtenido (si querés conocer tu “Sleep Age” podés probar esta calculadora).
Nota: MyZeo no pretende reemplazar estudios médicos requeridos para comprender de forma científica el alcance de distintos disturbios de sueño. Se trata de un asistente tecnológica que contribuye a guiar a personas sanas o con transtornos leves a adquirir una mejor calidad de sueño y estar atentos a posibles desviaciones.

¿Cómo dormís? ¿Sufriste alguna vez episodios de parálisis de sueño, apnea, insomnios prolongados, narcolepsia? ¿Podrías usar los comentarios para contar tu historia?
cukmi.com