domingo, 1 de abril de 2012

El autismo afecta a uno de cada 88 niños

El autismo y sus sindromes relacionados siguen mostrando un crecimiento explosivo . Según un informe difundido ayer por Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la principal entidad oficial de monitoreo del tema en los Estados Unidos, la cantidad de casos subió un 78% desde el año 2000 . En la actualidad, uno de cada 88 niños sufre este trastorno neurobiológico que altera las capacidades de comunicación y de relacionamiento de las personas. Eran uno cada 150 en 2002 y uno cada 110 en 2006, cuando se hizo la anterior medición.
“El dato es impactante y tiene conmocionada a toda la comunidad de padres y profesionales que lidian con el autismo”, dice Alexia Rattazzi, una especialista en este campo de Panaacea. En la Argentina no hay investigaciones significativas a nivel estadístico, pero en TGD-Padres (una de las agrupaciones principales de familiares de personas con Trastorno Generalizado de Desarrollo -espectro autista-), estiman que la prevalencia es similar a la de los países desarrollados . Una muestra pequeña, tomada en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez por la pediatra Karina Gutson, detectó un 3% de niños en el espectro , la mayoría en versiones leves. “Es muchísimo, pero para saber el número exacto hay que esperar a las conclusiones de la Segunda encuesta Nacional de Personas con Discapacidad, que supuestamente debe hacerse este año”, explica Gutson a Clarín .
¿A qué se debe el aumento vertiginoso de casos ? “Probablemente un 50% a mejores técnicas de diagnóstico temprano, y el 50% restante es un misterio”, dijo un experto ayer a CNN News, cuando se difundió el informe de la CDC. Dentro de ese “misterioso 50%” ganan terreno las hipótesis biomédicas . “En la Argentina hay una alta densidad de casos de TGD en lugares como el valle de Río Negro, Santa Fe y Ushuaia; todo hace suponer que hay aspectos ambientales que están influyendo”, marca Rattazzi. El científico francés Luc Montagnier, que en 1983 describió por primera vez el VIH, se jugó en una reciente entrevista -publicada el domingo en Clarín - por un origen inmunológico: “Los antibióticos están comenzando a dar resultado contra el autismo”, sostuvo.
Los síntomas del TGD pueden ser desde muy leves hasta muy graves , según el grado de pérdida de habilidades sociales y de comunicación, y de comportamientos repetitivos u obsesivos.
Las dificultades que se presentan en el diagnóstico tienen una implicancia directa en la cobertura médica . En los EE.UU, el DSM lV, la “Biblia de la psiquiatría” que se publicará este año, está por dejar afuera de la cobertura a las versiones menos graves, lo que provocó polémica entre médicos y familiares. En la Argentina, la Ley de Discapacidad que aprobó Diputados, y que ahora espera sanción en el Senado, tiene un artículo -el sexto- que, según TGD Padres y otras asociaciones, deja la puerta abierta para que las obras sociales y prepagas recorten en forma drástica la cobertura .
clarin.com