sábado, 7 de abril de 2012

Españoles sexualmente activos a partir de los 65 años

[foto de la noticia]

Un nuevo estudio, publicado en una de las revistas de mayor impacto mundial sobre sexualidad, 'The Journal of Sexual Medicine', analiza los factores que influyen en la actividad sexual de las personas mayores en España.
En Europa, se espera que la proporción de personas mayores de 60 años sea de un 50% en los próximos 30 años. El hecho de que la sexualidad en ancianos se considere un predictor de salud general y de que tener una buena vida sexual ha demostrado que mejora la calidad de vida hace que en los últimos años médicos y científicos hayan comenzado a valorar cómo es la actividad sexual en esta franja de edad.
Sin embargo, en nuestro país son pocos los estudios que se han hecho sobre este tema. "Esta investigación permite conocer una realidad social no suficientemente tratada en España: la sexualidad y las personas mayores", explica a SINC Domingo Palacios, investigador de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y autor principal de este trabajo.
Los resultados, basados en la Encuesta Nacional de Salud y Sexualidad realizada en 1.939 ancianos heterosexuales durante el año 2009, revelan que el 62,3% de los hombres y el 37,4% de las mujeres son sexualmente activos. Las prácticas sexuales más habituales son los besos, las caricias y la penetración vaginal. Por el contrario, las menos practicadas son la masturbación y el sexo oral. Las prácticas sexuales más habituales son los besos, las caricias y la penetración vaginal.
Además, existen otros factores que limitan la actividad sexualen ambos sexos: ser mayor de 75 años, no tener pareja, poseer un bajo nivel educativo, una mala percepción de la propia salud y la sexualidad, padecer dos o más enfermedades crónicas y tomar dos o más medicamentos.
"Esto tiene su aplicación en la prevención de enfermedades y en la promoción de la salud y las prácticas sexuales saludables", afirma Palacios, quien subraya que entre las razones por las que la población mayor española no tiene relaciones sexuales destacan la viudedad y la enfermedad física de la pareja.
Los autores apuntan diferencias de género entre los mayores de 65 años, con una menor actividad sexual de las mujeres respecto a los hombres, y de edad, con mejores resultados entre los 65 y los 74 años que en los mayores de 75 años. "Es posible que las minorías étnicas o factores socioculturales puedan influir gravemente en sus intereses y expectativas en la actividad sexual", señalan los autores en su estudio.
En cuanto a la frecuencia, la encuesta revela esta población tiene de dos a cuatro veces sexo en un mes, pero que esta frecuencia disminuye en aquellos de 75 o más años. "Esto podría ser reflejo de problemas de salud, como el dolor, o menor libido", explican los autores.

Los resultados apoyan estudios anteriores

Esta no es la primera vez que se mide la salud sexual en la tercera edad. Ya en 2006, un estudio que se hizo público durante el XXVI Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC) mostró que el 60% de las personas mayores de 65 años decía tener relaciones sexuales con una frecuencia media de cuatro veces al mes.
En aquel trabajo, realizado en más de un centenar de personas por médicos de familia de Cataluña, la mayoría reconocía que aunque sus relaciones habían sufrido cambios a causa de la edad, no por ello eran menos satisfactorias. Asimismo, los datos coinciden con los de una encuesta realizada en EE UU y publicada en la revista 'The New England Journal of Medicine' en 2008, en la que el 73% de los estadounidenses entre 57 y 64 años practicaban sexo. La cifra bajaba al 53% entre los 65 y los 75 años y caía hasta el 26% a los 85 años.
elmundo.es