lunes, 4 de octubre de 2010

Consejos para afrontar los 42k de la Maratón de Buenos Aires

El próximo domingo, a las 7.30, largará la edición 2010 del Maratón de Buenos Aires, en la que, como todos los años, miles de entusiastas y aficionados volverán a mezclarse con deportistas profesionales para recorrer juntos 42 kilómetros de asfalto y empedrado por entre los espacios más bellos y distintivos de la ciudad.

El punto de largada será la intersección de las Avenidas Figueroa Alcorta y Monroe, en el barrio de Núñez. Desde allí, a metros de la cancha de River, los participantes iniciarán un recorrido que comprenderá lugares tan diversos y distintivos como el Bajo Belgrano, San Telmo y Recoleta, bordeando para ello el Planetario, el Obelisco y el Teatro Colón, la cancha de Boca, los lagos de Palermo y las dársenas de Puerto Madero, de donde deberán regresar al punto de partida ahora constituido en recta final.

Para poder llegar tan lejos y regresar en buenas condiciones es de gran utilidad seguir algunos consejos simples y efectivos para rendir al máximo y prevenir al mismo tiempo la aparición de ciertos inconvenientes durante el recorrido. O incluso después, cuando la adrenalina se haya retirado de la competencia y el cuerpo comience a rendir cuentas del esfuerzo realizado.

En primer lugar, como indica el profesor Alejandro Torres, Director del Adidas Urban Gym, es indispensable contar con un chequeo médico previo que corrobore que no existe ningún riesgo para la salud al momento de emprender una actividad tan demandante. Superada esta barrera, es también fundamental haber cumplido en los últimos meses con un plan de entrenamiento diseñado profesionalmente de modo que contemple una correcta orientación de las cargas, intensidades y volúmenes de trabajo.

Reducir la exigencia. Una de las recomendaciones a seguir durante la semana que resta antes de la maratón implica la disminución ostensible en el nivel de exigencia durante el entrenamiento para así lograr llegar a la línea de largada en un estado físico óptimo. Existen además, disciplinas que ayudan a complementar el trabajo físico previo a los 42k.

"Las carreras de maratón es una disciplina muy exigente que requiere de una condición física óptima, un entrenamiento tenaz, potencia y resistencia Para mejorar el rendimiento de estas pruebas, se requiere un buen entrenamiento, más el valor agregado de un método innovador: el Power Plate", comentó Gabriel Wakita, licenciado en Kinesiología y Fisiatría, y director de Centro Suizen.

"Se trata de una plataforma vibratoria de última generación que trabaja utilizando los principios del Acceleration Training para estimular el sistema neuromuscular mediante las vibraciones tridimensionales. Estas vibraciones transmiten ondas de energía por todo el cuerpo, activando las contracciones musculares reflejas", explicó Wakita.

Alimentación e hidratación. En estos días previos al maratón, no se recomienda cambiar bruscamente el tipo de alimentación. Sí se recomiendaconsumir hidratos de carbono la noche anterior a la carrera y, llegado el día de la misma, consumir el desayuno habitual en vez de intentar innovar con algo que a último minuto se piense que pueda ser más nutritivo, previniendo así la aparición de un repentino desarreglo de orden digestivo.

Paralelamente a una correcta alimentación, apunta Alejandro Torres, es fundamental cumplir con una correcta hidratación. Luego, ya en el día de la maratón, media hora antes de la largada, se debe dejar el agua de lado para sólo ir hidratándose poco a poco en los puestos colocados a tal efecto a lo largo del recorrido, evitando beber en exceso.

Indumentaria adecuada. En cuanto a la indumentaria, esta debe ser cuidadosamente elegida de entre la que se ha utilizado a lo largo del entrenamiento. Es fundamental no utilizar un calzado a estrenar ni presentarse muy abrigado, con ropa pesada o demasiado ajustada. Debe prestarse especial atención, en el momento de colocarse las medias y las zapatillas, a no dejar ningún pliegue alrededor del pie o los tobillos.

Para evitar el rozamiento excesivo y la aparición de paspaduras, una buena idea es colocarse vaselina semi sólida en las zonas donde hay flexión, como la entrepierna, las axilas, las tetillas, el cuello y las rodillas, recomienda Alejandro Torres.

Largada y después. Llegado el momento de la largada, es indispensable realizar un breve trote para entrar en calor, al que deberá sumársele una serie de estiramientos leves.

Una vez finalizada la carrera y recuperado el aliento será necesario invertir algunos minutos en elongar las piernas, realizando estiramientos suaves, sin movimientos bruscos. Asimismo, se recomienda consumir pequeñas cantidades de algún alimento rico en proteínas, aunque no inmediatamente, sino luego de al menos unos 15 minutos de haber detenido la marcha.

Entre las recomendaciones a seguir en lo que quede del día, antes de acostarse y abandonarse a un merecido descanso, se incluyen los masajes con algún aceite o loción, así como ciertos ejercicios de relajamiento, como recostarse unos minutos contra una pared manteniendo las piernas alzadas, ayudando así al mejoramiento circulatorio.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones, sean cuales fueren los resultados, lo que queda es disfrutar de la satisfacción personal de haber aceptado el desafío.

Juan Manuel Ríos
Más información: Sitio oficial del Maratón de Buenos Aires: http://www.maratondebuenosaires.com/