miércoles, 14 de septiembre de 2011

“Las emociones negativas no se manejan sólo con una plegaria”

ILUMINADO. EL DALAI LAMA, AYER, EN EL TEATRO COLISEO, DONDE LO ESCUCHARON MAS DE 1.500 PERSONAS.
Una luz potente encandiló ayer al Dalai Lama en su primer día de charla pública en Buenos Aires. Para enfrentarla, se puso una visera y pidió que redujeran la intensidad. El líder espiritual del pueblo tibetano y Premio Nobel de la Paz no se siente ni comporta como una estrella . También se corre del lugar de gurú que algunos espectadores lo intentan poner, con preguntas como “ ¿cuál es el sentido de la vida? ”.
El Dalai Lama llegó el lunes a Buenos Aires , en su cuarta visita a la Argentina, organizada por el Centro Drukp Kagyu de Budismo tibetano, y la Asociación Jardín del Budismo mahayna. Ayer, empezó su actividad con una conferencia de prensa a las 10 de la mañana y siguió por la tarde con una charla en el Teatro Coliseo, enfocada a jóvenes y a educadores.
Lo escucharon más de 1.500 personas.
Desde las religiones hasta las diferentes ciencias; desde el pasado reciente hasta el futuro del planeta; desde el rol de los periodistas hasta el de los docentes en las escuelas: nada le resulta ajeno . Aunque en cada frase que pronunció (en inglés y acompañado por su traductor oficial al español, el argentino Gerardo Abboud), no se vislumbró un mínimo tono de imposición de sus ideas. De hecho, al final de la charla agradeció a todos, invitó a “investigar y a experimentar”. Y resaltó con simpatía: “Si no coinciden con mis ideas, déjelas en la sala” . Hubo risas.
Sentado, el hombre de 76 años –que ya delegó el poder político del Tibet en el exilio– habló de todo, mientras tomó algunos sorbos de agua. “Las emociones negativas, como el odio, no se pueden manejar sólo con una plegaria . Hay que crear las condiciones para comprender que son efectos que tienen sus causas. Cuando se averigua la causa, se comprende que hay una percepción errónea de la realidad, y las emociones negativas pueden cesar”. Reconoció que es posible alcanzar la paz interior : “En la vorágine de la vida de hoy, el desafío es tratar de convivir”. Y recomendó las prácticas de meditación que permiten aquietar la mente, más allá de los problemas cotidianos. “Si tenemos un egocentrismo enorme, ansiedad y estrés, nuestra propia salud se afectará. En cambio, con un corazón cálido, siendo honestos, podemos encontrar felicidad ”, dijo. Y destacó el diálogo con los científicos: “Empezó hace 30 años, y nos dio conocimiento sobre cómo funcionan el Universo y los cerebros humanos ”.
A los jóvenes les recomendó pensar más allá de las fronteras nacionales porque “el problema del calentamiento global afecta a todos” . Y agregó: “Necesitamos un cambio: que ustedes construyan una humanidad más justa y que cuide al ambiente ”. A los docentes, el Dalai Lama les recordó que la educación se ha desarrollado más para el interés material, y sin valorar la espiritualidad. “Los ataques del 11 de setiembre en Nueva York hablan de personas, que habían recibido educación, pero que fueron motivadas por el odio y el resentimiento”.

Risas con Pérez Esquivel

El Dalai Lama detuvo ayer su encuentro con la prensa para recibir a otro ganador del Premio Nobel de la Paz, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, a quien saludó calurosamente. Aclaró que extrañaba a su amigo ya que hacía varios años que no se veían. El líder espiritual del pueblo tibetano recibió el Nobel en 1989; Pérez Esquivel, en 1980. Bromeó cuando le preguntaron si quiere que el argentino se convierta al budismo: “Le cortaría el pelo... Creo que la religión es un decisión individual. Yo sólo promuevo una ética secular. Que cada uno cultive la calidez de la compasión por los otros”. Hace tres años, ambos habían hecho un llamamiento global para que se considere a los desastres ambientales intencionales como crímenes contra la humanidad.
clarin.com

1 comentario:

Fer dijo...

¡Excelente aporte! Justo anoche pensaba cómo obraría gente como el Dalai Lama o la Madre Teresa en lo cotidiano, digo con respecto justamente a lo que genera como carga emocional en nosotros la vida diaria. Y acá tengo algo de la respuesta sobre esas emociones que nos dañan, pero que son indudablemente un síntoma de algo que hay que bucear en lo profundo del ser.¡Gracias y saludos!